Los profesionales de enfermería alertan del repunte de casos de agresión

L.R. LOGROÑO.

El Colegio de Enfermería de La Rioja y el Sindicato de Técnicos de Enfermería (SAE) condenaron ayer en sendas notas de prensa la agresión que sufrió el domingo una auxiliar de enfermería del servicio de Urgencias del San Pedro a quien atacó brutalmente un paciente provocándole la rotura de la nariz.

Pedro Vidal, presidente del Colegio de Enfermería, más allá de «condenar enérgicamente la agresión», alertó del «incremento» de este tipo de ataques «en La Rioja en los últimos meses» y trasladó su apoyo a todos los profesionales sanitarios. «Conscientes de que siempre se trata de acciones aisladas, no podemos olvidar que este Colegio vienen trabajando desde el minuto 0 en la Comisión Institucional de Violencia en La Rioja por lo que seguimos exhortando a los Servicios de Salud de La Rioja a que extreme el celo para reducir cualquier acto violento», completa la nota.

El SAE, por su parte, además de trasladar su «apoyo y solidaridad» a la agredida recordó al Ejecutivo regional que los profesionales sanitarios necesitan «algo más que buenas intenciones».

En línea con el Colegio de Enfermería, el sindicato sostiene que «el miedo, el desamparo y la incertidumbre, en ocasiones, desembocan en situaciones tensas que acaban con ataques verbales o físicos hacia los profesionales sanitarios y, lamentablemente, estos ataques aumentan cada día».

Así, las responsables del sindicato, Celia León y Cristina del Campo, concretaron que es preciso «que se ponga en marcha un plan contra las agresiones y se implanten medidas de seguridad adecuadas». Recuerdan que los profesionales sanitarios asumen «riesgos propios» del ejercicio de su profesión, pero entre estos no se incluyen, ni deben aceptarse como asumibles, las agresiones físicas o verbales de los pacientes o familiares» y reiteran que es «inaceptable ir a trabajar con miedo a ser agredido».

 

Fotos

Vídeos