Comienzo de curso en la UR

Imagen del acto de bienvenida de los nuevos alumnos de la Universidad de La Rioja celebrado ayer en el polideportivo del campus. :: sonia tercero/
Imagen del acto de bienvenida de los nuevos alumnos de la Universidad de La Rioja celebrado ayer en el polideportivo del campus. :: sonia tercero

Con los casos 'máster' como telón de fondo, el rector de la UR afronta este año el reto de mantener la imagen del campus | El curso arranca con un nuevo doble título de Ingeniería Agrícola y Enología y el máster de Vitivinicultura, entre otras novedades

Carmen Nevot
CARMEN NEVOTLogroño

Había nervios, expectación y cautela. Sentimientos a flor de piel para cerca de un millar de nuevos alumnos de la Universidad de La Rioja que ayer se dieron cita en el acto de bienvenida. Un punto de encuentro, un kilómetro cero desde el que partirán sus nuevas vidas académicas.

El rector de la UR, Julio Rubio, en su discurso en el acto de acogida les habló de esfuerzo y les recordó que los estudios que emprenden en el campus «están cofinanciados por la sociedad, por las personas que pagan impuestos y que en algunos casos no han podido venir a la universidad o incluso no podrán enviar a sus hijos al campus». De ahí que apeló a la responsabilidad de los estudiantes no sólo para aprovechar esta oportunidad, sino también para que se impliquen en el gobierno de la universidad que, como dijo previamente a los periodistas, «se organiza democráticamente». «Hay que contar con los estudiantes, si no veremos aparecer casos como los que ahora ocupan las portadas de los periódicos - en referencia a los 'casos máster'- que son de un instituto que se creó para escapar en cierta forma de estos controles tanto presupuestarios como democráticos que impiden que se cometan barbaridades», añadió.

Precisamente, con estos casos como telón de fondo, Julio Rubio aseguró que afronta este nuevo curso con el principal reto de mantener la imagen de la institución que dirige y de demostrar con el trabajo diario que las universidades públicas funcionan y, sobre todo, «en lo que nos corresponde a nosotros, que la Universidad de La Rioja funciona y funciona muy bien». Apeló a la independencia de la UR, a estar «alineados» con la sociedad «manteniendo nuestra autonomía y distanciándonos de los que nos quieren usar como instrumentos y para cosas que no tienen nada que ver con el espíritu y los fines de la universidad pública».

Rubio apeló a la independencia del campus «distanciándonos de los que nos quieren usar como instrumentos»

Finalmente, recordó las principales novedades de este curso, como los dobles títulos de Ingeniería Agrícola y Enología, además del título oficial propio para los estudiantes de primero de Ingeniería Industrial que podrán cursar sus estudios simultáneamente en inglés. También se impartirá el máster en Vitivinicultura que completará la trayectoria de estos estudios.

El vicerrector de Estudiantes, Rubén Fernández, instó a los nuevos alumnos a estudiar, aprender y formarse y «a aportar a la sociedad lo que la sociedad les está aportando a ellos».

Los nervios

Entre estos nuevos estudiantes estaba Jorge Fernández, un joven riojano de 18 años que este año comenzará Ingeniería Informática en la UR, un campus que eligió después de que acudieran a su instituto a hacer la presentación de la universidad. Ayer se confesaba nervioso aunque ya había conocido a varias alumnas que como él empezaban ayer. En la misma situación se encontraba Celia Álvarez que empieza Enfermería, unos estudios que inicia en Logroño después de que no la admitieran en Pamplona, su ciudad natal. La zaragozana Marta Andrés también comenzará Enfermería y al igual que Celia recala en Logroño después de que no pudiera entrar en Zaragoza.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos