El precio del alquiler continúa su escalada y supone ya el 34% de los ingresos del inquilino

Un cartel de se alquila sobre una vivienda en Logroño. :: justo rodríguez/
Un cartel de se alquila sobre una vivienda en Logroño. :: justo rodríguez

La capacidad de endeudamiento del arrendatario se ve más comprometida que la del comprador, que tiene que pagar al mes el 29,9% de su nómina por la hipoteca

Carmen Nevot
CARMEN NEVOTLogroño

Alquilar un piso en La Rioja ya no es tan barato como lo era en pleno pico de la crisis. Por una vivienda tipo, en el 2013, un inquilino pagaba de media en esta región unos 470 euros, frente a los 600 del 2008. El precio se acercaba al que había que abonar por arrendar un piso de protección oficial y la bolsa de viviendas en busca de inquilino no paraba de engordar. Entonces, ni se compraba ni se alquilaba y el mercado inmobiliario arrastraba un largo y profundo letargo.

Con la recuperación el sector recibió una bocanada de aire fresco y en La Rioja el mercado del alquiler empezó a animarse a un ritmo muy superior al de las ventas. La inestabilidad y el miedo a perder el empleo todavía, a día de hoy, disuaden a los riojanos de comprar una vivienda y optan por el alquiler. Tal es así que, de acuerdo con el último informe del portal inmobiliario pisos.com con datos del primer trimestre de este año, de media, por el alquiler de un piso hay que pagar al mes 626 euros, 77 euros más que la cuota mensual media de un préstamo hipotecario (549 euros), es decir, en la actualidad resulta más económico comprar que pagar por un arrendamiento.

Además

La cuestión es que para adquirir una vivienda, lo normal es tener que entregar una cantidad de dinero inicial, por lo general, el 20% del precio del piso, y mucha gente no puede hacer frente a esa entrada y por tanto optan por el alquiler. Antes, según explica el presidente de la Asociación Profesional de Expertos Inmobiliarios (APEI), Óscar Martínez Solozábal, cuando los bancos daban el 100% del precio de la vivienda, la opción mayoritaria era la compra.

La facilidad en el acceso a la vivienda varía en función de la comunidad autónoma. En nuestra región, para pagar un alquiler medio es necesario dedicar el 34,15% de los ingresos del inquilino. Sin embargo, una hipoteca supone el 29,93% de la nómina, con lo cual la capacidad de endeudamiento del inquilino se ve más comprometida que la del comprador. Este fenómeno se produce porque a pesar de que los ingresos medios anuales de los trabajadores españoles se han incrementado el 0,2%, el precio de los alquileres ha experimentado un aumento aún mayor.

En relación con el año pasado, de acuerdo con el mismo documento de pisos.com elaborado con información de Logroño y de las principales poblaciones de la comunidad, el precio de los alquileres ha aumentado el 14,58% en el conjunto de La Rioja y el 12,91% sólo en la capital, aunque es aquí donde se concentra el grueso de viviendas.

La recuperación de los salarios ha sido inferior al incremento de los precios, de ahí que que el sueldo disponible a final de mes es menor

La evolución de los precios ha ido en direcciones opuestas: mientras el de la compra ha ido cayendo, sobre todo por la crisis, que en muchos casos ha obligado a tirar los precios para dar salida al stock de vivienda, el del alquiler ha ido creciendo hasta que este último ha superado al primero y la oferta es mucho menor que la demanda, al menos en Logroño y para determinados precios. En la capital, por ejemplo, tal como detalla Martínez Solozábal, es más complicado encontrar pisos con precios inferiores a 500 o 450 euros, y aquellos que se rentan por 300 o 350 ya sólo se encuentran en algunos municipios que ni siquiera están próximos a Logroño.

Mientras en el 2017 el precio medio por alquiler era de 507,3 euros, un año después este se elevaba hasta los 520 euros, en el 2017 se pagaban de media 546 y este año 626 euros, más que lo que había que desembolsar en el 2008, el año en el que empezó a arreciar la crisis.

En el conjunto del país, la renta media de alquiler ha pasado de 675 a 780 euros mensuales, mientras que el precio medio de venta por metro cuadrado ha subido de 1.526 euros a 1.572. Así, un alquiler medio de 780 euros mensuales equivale a una inversión del 40,42% del salario frente al 30,30% de hace un año. La hipoteca requiere el 27,58% de los ingresos frente al 21,42% del año pasado, con lo que deja menos sueldo disponible a final de mes.

Por comunidades, hay regiones como Madrid que requieren hasta el 60,39% de los ingresos para el pago de la renta mensual, mientras que en Castilla-La Mancha, Extremadura y Asturias se exige el 26,74%, el 27,05% y el 29,98%, respectivamente. A Madrid le siguen en el listado de regiones más caras Baleares (57,55%) y Valencia (48,41%). Al contrario de lo que sucede con el alquiler, la compra no requiere dedicar más del 50% de los ingresos en ninguna comunidad autónoma. Sin embargo, también se registran diferencias de hasta el 28,33% , como sucede entre Baleares y Navarra.

Ayer mismo, el Instituto Nacional de Estadística (INE) difundía el dato de firmas de hipotecas, que en La Rioja experimentaba un incremento del 9,6% con respecto al mismo mes de marzo del 2017. Precisamente la región se encuentra entre las que mayor variación anual de constitución de hipotecas, sólo por detrás de Aragón (27,3%) y por delante de Castilla-LaMancha (8,7%).

 

Fotos

Vídeos