PREACUERDO EN PENSIONES

MARTÍN TORRES GAVIRIA

El Pacto de Toledo es una comisión parlamentaria que se creó en 1995 con el acuerdo de todos los partidos políticos y el objetivo de discutir, analizar y proponer medidas para asegurar la sostenibilidad del sistema de pensiones español. Con ello se logró eliminar el sistema de pensiones de la confrontación política y tomar medidas de consenso. Pero del dicho al hecho va un trecho. No hay más que ver las últimas movilizaciones (políticas) de pensionistas y las diferentes declaraciones de los políticos para darnos cuenta de que las pensiones siguen siendo un arma arrojadiza entre los partidos. Unos reclaman lo que ellos mismos quitaron, por ejemplo el PSOE con la revalorización ligada al IPC. Y otros, el PP, aprobando lo que un mes antes era imposible. Esto evidencia que los actuales políticos ni buscan la sostenibilidad del sistema ni evitan la confrontación. Las pensiones, mejor dicho los pensionistas, son una buena partida de votos. En 1997 se indexaron las pensiones al IPC, en 2011, y en plena crisis, se dejó de aplicar esa revalorización automática y en 2013 se legisló el Índice de Revalorización de las Pensiones que relaciona ingresos y gastos de la Seguridad Social. En la última reunión del Pacto de Toledo, con Sánchez ya en la Moncloa, todos los partidos han llegado a un preacuerdo y las pensiones se actualizarán con el Índice de Precios al Consumo e incluso más, en épocas de bonanza. ¡Qué bonita es la demagogia!, y ¡qué fácil es disparar con pólvora ajena! Queda por definir «época de bonanza» porque dónde no hay acuerdo es en la época de no bonanza. En las vacas flacas el PP, Cs y PDeCAT insisten en castigar las pensiones más altas y bloquearlas. ¡Qué manía con las pensiones altas!, ¿acaso esos pensionistas no han contribuido para tener los mismos derechos que los demás? A veces incluso más porque muchas de las pensiones mínimas son de gente que no ha contribuido (porque no han podido o no han querido) y encima sí se les premia. Y por el contrario, al que ha contribuido al máximo se le penaliza. Es totalmente desincentivador e injusto. El PSOE, ERC y Podemos mantienen que todas suban al IPC tanto en bonanza como en crisis. Esto deroga la reforma del 2013 y elimina el Índice de Revalorización dejando la aplicación del Factor de Sostenibilidad para el 2023 y ¡ya veremos lo que ocurrirá! Ligar la actualización de las pensiones al IPC se justifica porque se hace en toda Europa, pero lo que se calla es que en España tenemos la Tasa de Sustitución más alta de Europa. Es decir la pensión media relativa al último sueldo es del 81%. Si partiéramos de porcentajes más bajos, como en el resto de Europa, sería menos gravoso para el Estado ligarlas al IPC. No cabe la menor duda que estas medidas no favorecen la sostenibilidad del sistema de pensiones y sí crea más déficit, más deuda y, como consecuencia directa, muchos más impuestos. El Grupo de Investigación de Pensiones de la Universidad de Valencia ha calculado que esta medida nos va a costar la friolera de 700.000 millones de euros en los próximos veinte años. Que naturalmente se pagarán vía impuestos (IRPF/Impuesto de Sociedades/IVA). A este paso no habrá que mirar por la sostenibilidad de las pensiones, sino por la de los contribuyentes. Al final por la de todos. ¡Vamos que Pedro Sánchez nos va a abrasar a impuestos!

Martín Torres Gavíria

Miembro de European Financial Planning Associaton España

Twitter @MTorresGaviria

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos