Podemos considera «tránsfugas» a los tres diputados díscolos y les exige sus actas

Calvo, Sainz y Cantabrana, con su acta de diputados recién recogida en junio del 2015. :: juan marín
/
Calvo, Sainz y Cantabrana, con su acta de diputados recién recogida en junio del 2015. :: juan marín

La dirección regional suspende cautelarmente de militancia a Cantabrana a la espera de resolver dos expedientes abiertos y respalda a Rodríguez, apartada por el grupo

TERI SÁENZ* ESAENZ@DIARIOLARIOJA.COM LOGROÑO.

El terremoto interno de grado máximo que sacude a Podemos en La Rioja parece no tener fin. Tras el anuncio del portavoz del Grupo Parlamentario, Germán Cantabrana, respaldado por los diputados Juan Calvo y Ana Carmen Sainz, de apartar a su compañera Natalia Rodríguez y renegar de la dirección regional, la cúpula del partido respondió ayer con igual contundencia juzgando «tránsfugas» a los diputados 'rebeldes' y exigiéndoles sus actas. «Han traspasado todas las líneas rojas posibles», aseguró ayer el secretario general, Francisco Javier Garrido, en una comparecencia en la que anunció también la suspensión cautelar de militancia de Cantabrana -no así, de momento, en el caso de Calvo y Sainz- como principal responsable a su juicio de la situación generada. «A partir de ahora, cada vez que hable en el Parlamento no lo hará por Podemos, sino por sólo él mismo», subrayó.

Acompañado por la única diputada alineada con el Consejo Ciudadano Autonómico a quien defendió cerradamente frente a las acusaciones de sus compañeros de sustracción de documentos, Garrido achacó el paso dado por la mayoría del grupo parlamentario a la inminente resolución de los dos expedientes que penden sobre ellos y que tramita el partido a nivel estatal. Uno por un presunto acoso laboral a dos empleadas que ejercían su trabajo en el Grupo Parlamento y a las que ya no se permite acceder a su puesto, y el otro, por la gestión de los fondos que, según la responsable de Finanzas de la formación en La Rioja, Amaia Castro, presenta «serias dudas» en relación al gasto de determinados viajes no autorizados y asistencia a cursos de formación. El paso dado por los tres diputados díscolos es así, en opinión de Garrido, una «huida hacia adelante» al sentirse «acorralados». «Sabiendo que la consecuencia de la investigación será con toda probabilidad la expulsión, la decisión que han tomado es su manera de prevenir lo que se les viene encima», interpretó.

Golpe de estado

Francisco Javier Garrido Secretario general en La Rioja «A partir de ahora, Cantabrana no habla en el Parlamento por Podemos, sino sólo por él mismo»

Para el secretario general de Podemos, la actuación de Cantabrana, Sainz y Calvo constituye un «golpe de estado» contra la organización desautorizado por la cúpula nacional del partido. Así se desprende, a su entender, de las manifestaciones al respecto del secretario de Organización nacional, Pablo Echenique, cuando afirma que «no son los diputados, sino los inscritos, quienes tienen que reconocer a la dirección regional». La misma posición, indicó, que mantienen las Secretarías de Acción Institucional o Recursos Humanos a las que la mayoría del Grupo Parlamentario asegura ahora someterse tras renegar del Consejo Ciudadano Autonómico.

Garrido ocupó buena parte de su intervención en rebatir la «sarta de mentiras» recapituladas un día atrás por la otra facción, empezando por la afirmación de que el número '2' de Podemos en La Rioja, Miguel Reinares, está siendo investigado por la Guardia Civil y la Policía Nacional por estar supuestamente detrás de un perfil falso en Twitter que denosta a los tres representantes críticos. «Es absolutamente falso, como han confirmado las propias fuerzas de seguridad», sostuvo negando también que la Comisión de Garantías haya dado la razón a Cantabrana en los reiterados conflictos que le vienen enfrentando con la dirección. El más sonado, el expediente sancionador abierto en marzo del año pasado y que nueve meses después se zanjó declarando nula la instrucción. «Garantías (la comisión) dijo que hubo un defecto de forma», matizó Garrido.

Por lo penal y por lo civil

Natalia Rodríguez, por su parte, negó también la versión de sus compañeros de bancada a los que tachó de «mercenarios políticos» sobre el episodio acaecido el 13 de junio en el despacho de Podemos en el Parlamento y que motivó la presentación de una denuncia por parte de Cantabrana -pendiente aún de ser admitida a trámite- por una presunta sustracción de documentos sensibles. «Me limité a recoger los efectos personales de las trabajadoras expulsadas y documentación contable propiedad del Consejo», expuso antes de describir una dantesca situación en el seno del grupo impidiéndole sacar adelante proposiciones o asistir a reuniones conjuntas. También ella avanzó que adoptará medidas legales contra sus compañeros: penalmente, en relación a la supuesta sustracción de documentación; por vía civil, por la vulneración de su derecho al honor.

Más

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos