El Pleno se parte en dos en el debate sobre el pacto de Estado de Educación

Martínez Arregui y Ceniceros atienden una de las intervenciones del consejero Alberto Galiana. :: Díaz Uriel/
Martínez Arregui y Ceniceros atienden una de las intervenciones del consejero Alberto Galiana. :: Díaz Uriel

El PP saca la iniciativa adelante con el apoyo 'sin ganas' de Cs y el rechazo de PSOE y Podemos en un tenso rifirrafe que aleja el acuerdo regional

ROBERTO GONZÁLEZ LASTRA LOGROÑO.

Tres horas y media en vez de las seis largas de la sesión anterior. Fue lo único que salvó ayer el pleno del Parlamento de La Rioja, donde la 'salsa' solo salpicó en el debate de una proposición no de ley popular, que salió adelante por los pelos, ya que Ciudadanos optó por dar su apoyo final a la iniciativa «aunque el cuerpo nos pide abstenernos», según confesó su portavoz, Diego Ubis.

Al final, los 18 votos de PP y Cs se impusieron a los 14 de socialistas y Podemos para sacar adelante un texto en el que la Cámara regional insta al Gobierno de La Rioja a que solicite al Gobierno de España que «se retome la senda del diálogo para la elaboración de un Pacto Social y Político por la Educación en España y que se respete el pacto competencial». El Grupo Socialista presentó una enmienda a la proposición popular y ahí se encendió un debate hasta entonces adormecido. «Ustedes piden al Gobierno de España lo que no se es capaz de cumplir por parte del Gobierno de La Rioja», criticó la socialista Emilia Fernández, a quien el popular Jesús Ángel Garrido le respondió como un resorte: «Tengo la sensación de que siempre plantean sus enmiendas desde el rencor. Hay que tener visión de Estado y necesitamos en España un marco común educativo, un acuerdo común, un pacto de Estado. ¿Han renunciado a ese pacto porque ahora son socios de los independentistas y cómplices o partícipes del golpe de Estado?». El contragolpe no se hizo esperar. «Es usted una persona de difícil calificación no sé si es cínico o marrullero, venir aquí a convertirse en adalid de la educación y del diálogo es tener la cara muy dura», disparó Fernández, que recordó que al PP «lo que les fastidia es que Pedro Sánchez va a revertir sus recortes. Si les interesa la educación de verdad, pongan en marcha el pacto educativo en La Rioja».

Un apoyo inmerecido

El rifirrafe sirvió incluso para desenterrar las obras del Sagasta: «No nos den clases de democracia, estuvieron callados con el Gobierno de Rajoy y ahora quieren el Sagasta, lo quieren todo», golpeó la socialista, a quien el popular contestó: «Se empeñan siempre en perjudicar a los riojanos, no son capaces ni de apoyar la financiación del Sagasta».

En el intercambio de golpes entró el consejero Alberto Galiana, quien cargó contra los socialistas: «Para ustedes la educación no es un fin, sino una herramientas de ingeniería política al servicio de un proyecto político y una moneda de cambio en sus pactos con los independentistas y con la izquierda más radical, como demostraron con la ruptura del pacto por la educación, que no fue sino un anticipo a la moción de censura Frankenstein con los independentistas radicales y los extremistas de izquierda». También rememoró que «la última conferencia sectorial de Educación fue un despropósito en el que la ministra solo anunció la reversión de los recortes sin ningún apoyo económico porque ustedes lo único que saben hacer es gastar».

Al final la propuesta salió adelante porque Ubis, pese a tildar a los populares de «expertos en predicar y luego no dar trigo, ya que son muy exigentes con el Gobierno de Pedro Sánchez, cuando no lo fueron con el de Rajoy ni lo son con el de La Rioja», mudó el voto: «Nos pide el cuerpo abstenernos, pero estamos de acuerdo en que hay que volver a la senda del diálogo, abandonar las posiciones partidistas y alcanzar el pacto. Apoyaremos la proposición, pero no crean que se lo merecen».

Ana Carmen Sainz justificó el no de Podemos en que «los creadores de ese esperpento llamado LOMCE se presentan hoy como defensores del diálogo y de un pacto que no podemos resucitar porque nació muerto».

Más