Pizza, helado y paisaje italiano

María Escudero Corcuera posa en Bérgamo. :: /M.E.C.
María Escudero Corcuera posa en Bérgamo. :: / M.E.C.

«El Erasmus es una experiencia única y más para aficionados a viajar», afirma María Escudero Corcuera, estudiante en Bérgamo (Italia)

Diego Marín A.
DIEGO MARÍN A.Logroño

María Escudero Corcuera estudia Derecho en la Universidad de La Rioja. Tiene 21 años y ahora mismo se encuentra en Bérgamo (Italia) cursando el primer semestre de su último año de carrera gracias a una beca Erasmus. «Opté por este destino ya que en varias ocasiones personas cercanas de mi entorno acudieron de vacaciones y me indicaron que era una de las ciudades más encantadoras que habían visto por los edificios, las características de la 'città alta' y de la 'città bassa', y que no había el agobio de una capital», explica María, que en cuanto tuvo la oportunidad de estudiar allí no dudó en elegir este destino.

«En un primer momento parece una locura irte de tu país, de tu pequeña ciudad, estar lejos de tus seres queridos, de tu familia, de tus amigos, cambiar el idioma, adaptarse a las costumbres de ese país, pero una vez que te estableces en el lugar es fácil acostumbrarse, y más en Bérgamo, por su tranquilidad y belleza», considera María, para quien «el Erasmus es una experiencia única y más para las personas que tienen como afición viajar, como ocurre en mi caso». Y es que «conoces nuevas culturas, modos de vida, te relacionas con gente de otros países, desde Nueva York hasta Brasil y Grecia, con otros idiomas, otras tradiciones y costumbres, pero por muchas diferencias que haya, todas las personas tenemos en común que queremos arriesgar, experimentar y aprender».

Pese a lo positivo de la experiencia, a María no han dejado de sobresaltarle «los horarios tan tempranos que tienen» en Italia. «No es una gran diferencia pero comen antes al igual que la hora de cerrar las tiendas, debido a que amanece muy pronto, al igual que anochece», expone esta joven estudiante de la UR, nacida en Miranda de Ebro pero vecina de Logroño, a quien también le ha sorprendido el paisaje italiano por «la gran cantidad de palacios y monumentos, en muchas ocasiones están muy juntos».

Bérgamo, al igual que La Rioja, «es conocida por la producción de vinos, tanto tinto como blanco, en zonas de amplias colinas». Además, sus habitantes «son gente agradable, si tienes cualquier problema no dudan en ayudarte». Las pizzas y los helados italianos, pasear y descubrir la ciudad es lo que más le gusta a María de Italia, así como aprender el idioma. «Al principio era todo muy raro, y aunque llevo apenas un mes aquí el día a día te hace ir asimilándolo, teniendo la ventaja de que es muy parecido al español», admite.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos