El personal del CARPA activa el 'botón del pánico' ante un conato de agresión

Agentes de la Policía Local de Logroño personados en el CARPA, ayer, justo en el momento de su intervención. :: la rioja/
Agentes de la Policía Local de Logroño personados en el CARPA, ayer, justo en el momento de su intervención. :: la rioja

La Policía se personó ayer en las Urgencias después de que dos acompañantes de una paciente, uno de elloscon un palo, insultarana los profesionales

J. CAMPOS LOGROÑO.

Un momento de tensión resuelto al pulsar el recientemente instalado y bautizado como 'botón del pánico', según confirmaban desde la propia Administración regional. Personal del servicio de Urgencias del CARPA activó ayer el 'avisador' que envía un mensaje inmediato de auxilio en situaciones de riesgo a fin de evitar incidentes violentos ante los insultos y el tono amenazante de dos acompañantes de una paciente, uno de los cuales portaba un palo de madera, un bastón según precisaron algunos de los testigos presenciales.

La Policía Local se personaba en el Centro de Alta Resolución poco después del aviso sin que el incidente pasase del conato. Al parecer, y según fuentes oficiales tanto del Gobierno de La Rioja como del Ayuntamiento de Logroño, dos de los acompañantes de la paciente en cuestión, una mujer de alrededor de 50 años que acudía con una crisis de ansiedad requiriendo atención médica, entraban en la sala de espera discutiendo de manera acalorada y cuando el personal les pidió que guardasen las formas ellos se alteraron aún más comenzando a gritar e insultar a los profesionales allí presentes.

El hecho de que uno de ellos portase un palo de madera y el nerviosismo que mostraban -las mismas fuentes hablan de que ambos se encontraban fuera de sí- llevaron al personal de admisión a activar el 'botón' y a dar aviso a la Policía Local. El suceso, que acontecía en torno a las 11 horas de la mañana de ayer, finalizaba justo cuando llegaron tanto el personal de seguridad como los agentes policiales. No hubo agresión ni daños materiales. Tampoco detenciones. La paciente, de hecho, fue atendida con normalidad.

La llegada de los agentes locales y de los vigilantes apaciguó los ánimos y no hubo daños que lamentar

Testigos presenciales ponían de manifiesto que, a esa hora, en el CARPA no había vigilantes. Desde Salud se informaba ayer de que la seguridad presencial es de 15 a 8 horas a diario, siendo las 24 horas los domingos y festivos. Las franjas horarias sin vigilancia, caso de la de ayer, presentan pocos incidentes, según la Consejería, que ha instalado el 'avisador de alerta' en todos los centros.

Los profesionales sanitarios riojanos pueden solicitar ayuda ante el riesgo de agresiones mediante un sistema de aviso digital desde finales del pasado junio. El denominado 'botón del pánico' consiste en un icono instalado en sus ordenadores de trabajo. Una vez activado, el avisador envía una comunicación al personal de seguridad de los centros o a los propios compañeros. De esta forma, se recibe el aviso por tres canales: SMS, correo electrónico y alerta con pantalla emergente.

En los edificios que cuentan con seguridad, el destinatario de las alertas será el propio personal de seguridad y los compañeros más próximos. En el resto de edificios, los receptores serán los compañeros y el personal de seguridad del hospital San Pedro, que notificarán la posible agresión a la Guardia Civil en caso de no recibir respuesta.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos