Pérez Sáenz tiende la mano al Gobierno riojano y advierte de que no hará oposición

Pérez Sáenz tiende la mano al Gobierno riojano y advierte de que no hará oposición

El presidente de La Rioja entre 1990 y 1995 afronta una nueva etapa con la ilusión de formar parte del proyecto de Sánchez

CARMEN NEVOT LOGROÑO.

«Con ilusión». Así reconoció ayer José Ignacio Pérez Sáenz, poco después de que el Consejo de Ministros le nombrara delegado del Gobierno en La Rioja. Estaba previsto y se cumplió el guión de una designación que le llega con 66 años. Primero le tantearon, le sondearon los ánimos y les contestó que no iba a aspirar a el cargo, «pero si entendían que era la persona conveniente...». Cuando la propuesta parecía haber encallado «me dijeron: ahí lo tienes». Y dicho y hecho. Hoy con la publicación en el Boletín Oficial del Estado (BOE) será oficialmente el nuevo máximo representante del Estado en la región, en sustitución de Alberto Bretón.

En cuanto a su equipo, confiesa que no tiene nada cerrado, pero «le mentiría si le dijera que no he pensado en algunas personas, aunque no he hablado con ninguna de ellas», asegura a esta cronista.

El primer y principal reto de este veterano político es «no desprestigiar las instituciones ni a la que represento ni a las demás». Asegura que quiere ocuparse «única y exclusivamente» de sus funciones y advierte de que no va a hacer «oposición al Gobierno regional porque sea del PP». «Quiero colaboración y tendrán colaboración, pero lo mismo que digo que no voy a hacer oposición al Gobierno de La Rioja también exigiré que el Gobierno de La Rioja no haga oposición al Gobierno de España». Para hacer oposición política, abunda, «están los parlamentos, las Cortes Generales, e incluso los partidos políticos, pero no entre instituciones».

Cómo compaginar la defensa de La Rioja con la de los intereses de España, a los que representa desde su nuevo cargo, parece tarea compleja si se mira al pasado. Sacó garra para proteger con vehemencia su tierra, incluso se convirtió en un verso suelto en el PSOE, cuando, por ejemplo, directamente se abstuvo de votar el blindaje del concierto vasco en el Senado, en contra de la disciplina de una formación a la que se afilió en 1981.

Pero lo que 'a priori' parece de difícil encaje, no lo es, asegura Pérez Sáenz, porque «el sentido de pertenencia que tenemos en La Rioja no es como lo tienen en otros sitios». «No somos el 50% españoles y el 50% riojanos; somos el 100% riojanos y el 100% españoles, por tanto, defender los intereses de La Rioja será siempre defender los intereses de España», de ahí que no cree que haya «ningún punto de incompatibilidad».

El regreso del que fue presidente de La Rioja entre 1990 y 1995 a la primera línea política favoreció ayer la reacción, primero, de su propio partido que, en una nota de prensa, anunciaba el nombramiento, mostraba su satisfacción y se congratulaba porque «es la persona más adecuada». «Los socialistas riojanos nos alegramos mucho y estamos convencidos de que hará magníficamente su labor», añadía.

La portavoz del Ejecutivo regional, Begoña Martínez Arregui, durante la habitual rueda de prensa de los viernes tras el Consejo de Gobierno, indicó -informa Diego Marín- que «José Ignacio Pérez Sáenz ha sido presidente de la Comunidad Autónoma de La Rioja, tiene un perfil muy institucional y estoy convencida de que va a ser exigente y reivindicativo, nada complaciente cuando tenga que serlo». También se mostró convencida de que «antepondrá los intereses de los riojanos a otro tipo de intereses». «Pienso -concluyó- que en él vamos a tener a un colaborador leal».

También Podemos se pronunció, no tanto sobre la designación, como del cese de Alberto Bretón. En un comunicado calificó de «positivo» y «esperanzador» el relevo de Bretón, ya que, considera que era «largamente esperado en nuestra comunidad». Sobre el nuevo inquilino de Muro de la Mata, lo recibe con cautela y expectación, «como el resto de nombramientos del Gobierno de Sánchez, con expectación y cautela». No obstante le desea suerte, pero avisa de que estará pendiente de lo pasos que dé y confía en que su incorporación suponga «un cambio de rumbo» en esta institución.

José Ignacio Pérez Sáenz (Calahorra, 1951) es licenciado en Derecho por la Universidad de Barcelona. Consejero de Educación y Cultura entre 1983 y 1987, llegó a la presidencia del Ejecutivo riojano en 1990 tras la moción de censura al popular Joaquín Espert. Entre los años 2000 y 2011 ocupó un escaño en el Senado.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos