«Con las pensiones públicas vivimos un efecto placebo del que costará despertar»

«Hay una incógnita inmediata: saber si el próximo año las prestaciones se actualizarán con el IPC»

María José González
MARÍA JOSÉ GONZÁLEZLogroño

El gasto anual en pensiones en La Rioja ha crecido el 45,7% en la última década y ya supone para la Seguridad Social desembolsar 935,6 millones de euros al año. La situación es preocupante para el director asociado de AFI, José Antonio Herce, porque, al margen de «la reforma del sistema pendiente», hay una incógnita inmediata: saber si el próximo año las prestaciones se actualizarán con el IPC, porque un Gobierno en funciones no puede articular un decreto a tal fin, de forma que solo subirían el 0,25%, lo que establece el IRP (Índice de Revalorización de las Pensiones ), «que tanto enfureció a los colectivos de pensionistas, y que no está formalmente derogado, solo suspendido».

El experto calagurritano lamenta que «en esta materia estamos dando pasos atrás, así que cuando demos pasos adelante van a ser más intensos». Pero es que, «ahora mismo nadie sabe qué hacer». «Nuestro sistema sigue pagando todas las pensiones, es verdad, pero a costa de endeudarse en 18.000 millones de euros cada año y la deuda de la Seguridad Social alcanzará a finales de este año los 60.000 millones de euros», advierte.

«Sin ser alarmante la situación, porque las pensiones españolas siguen siendo de las mejores del mundo en relación a lo cotizado, aunque algunas sean escandalosamente bajas, estamos con un efecto placebo del que nos costará despertar», subraya.