El Parlamento deniega a Cs la carta en la que Grajea informó de su «situación insostenible»

Grajea, Ubis y Vallejo, el jueves en el pleno del Parlamento./Miguel Herreros
Grajea, Ubis y Vallejo, el jueves en el pleno del Parlamento. / Miguel Herreros

La presidenta de la Cámara rechaza entregar el documento apelando a su confidencialidad y a la ley de protección de datos

Luis J. Ruiz
LUIS J. RUIZLogroño

El Parlamento de La Rioja es uno de esos espacios en los que la relación epistolar es intensa. Todo debe quedar justificado; todo debe pasar por registro y sus señorías, que sí han sustituido el 'puño y letra' por los teclados, son prolijos a la hora de rubricar misivas.

El 'affaire' Rebeca Grajea-Ciudadanos es prueba de ello. Las dos partes en conflicto, junto a la presidencia del Parlamento de La Rioja, han venido a representar una especie de trío epistolar en el que los presuntos agraviados (Diego Ubis, David Vallejo y Tomás Martínez Flaño) han intentado, por activa y por pasiva, acceder al contenido del escrito que la exdiputada naranja remitió a Ana Lourdes González, presidenta del Parlamento, informándole de la «situación insostenible» que vivía.

Eso fue el pasado 10 de enero. Aquel día Grajea remitía una carta a González y a la que el portavoz del grupo parlamentario de Ciudadanos -como revela la querella interpuesta contra su excompañera de bancada- ha intentado tener acceso por todas las vías. Lo intentó cuatro días después, el 14 de enero, alegando que «la organización y régimen interno del grupo parlamentario compete al mismo» y que como «parte agraviada» no tenía conocimiento de las acusaciones concretas de Grajea. La presidencia dijo que nones citando un informe del letrado que apuntaba que solo podrían tener acceso si así lo ordenaba la Fiscalía o el órgano judicial correspondiente al estar dicho documento «protegido por el principio de confidencialidad».

No solo eso, el delegado de protección de datos ahondaba en esa interpretación: «Se describen hechos relativos a su esfera íntima y personal que forman parte de esos datos personales. [...] El traslado de esa información a través del grupo parlamentario solicitante [...] conlleva un acceso a los datos no autorizado por la solicitante».

La respuesta no agradó a Ubis y los suyos y nada más recibir la respuesta volvieron a la carga con una nueva misiva en la que entendían que la propia Grajea había roto la confidencialidad alegada tras comentar con los medios de comunicación el contenido de aquella primera carta y que en juego estaba su legítimo derecho de defensa, un derecho fundamental que el propio Parlamento tenía la obligación de garantizar.

Pese a la insistencia, la respuesta fue idéntica. «No concurre la necesidad real de disponer de la documentación solicitada para el ejercicio de acciones judiciales», completó el letrado mayor en la, de momento, última misiva de tan particular relación epistolar.

«La Presidencia de la Cámara cumplirá siempre la ley»

En una nota difundida este sábado, el Parlamento de La Rioja afirma que «no oculta información, sino que cumple la ley y protege los derechos de los diputados».

En su nota de respuesta a la información de Diario LA RIOJA, la Cámara abunda en los informes de los letrados (ya citados en la propia información) que abonarían la decisión de no dejar ver a los diputados 'naranjas' las cartas en las que Grajea les acusaba.

«La Presidenta de la Cámara quiere manifestar que en un asunto especialmente delicado, que en estos momentos se encuentra en sede judicial, se han dado los pasos indicados por los servicios jurídicos». Y remite a los diputados de Cs a la Fiscalía si quieren conocer el contenido del escrito que les acusaba.

«La Presidencia de la Cámara cumplirá siempre la ley y no va a permitir que ningún diputado ni grupo parlamentario perjudique a la institución con falsas acusaciones».