La odisea de las campeonas

El Minis de Arluy Logroño se tuvo que ‘colar’ en el pabellón SEK de Barcelona para poder entrenar antes de la final y sufrió la rotura de la ventana de un vehículo