Los empresarios que falsificaron facturas para cobrar subvenciones de la ADER aceptan nueve meses de cárcel

Imagen de los acusados este lunes en la Audiencia Provincial /Justo Rodríguez
Imagen de los acusados este lunes en la Audiencia Provincial / Justo Rodríguez

La Fiscalía ha aplicado la atenuante muy cualificada de reparación del daño ya que todos los procesados habrían abonado ya las indemnizaciones previstas en concepto de responsabilidad civil

Carmen Nevot
CARMEN NEVOTLogroño

Los cuatro empresarios acusados de falsificar facturas incrementando considerablemente los importes reales o incluyendo servicios que no habían sido prestados para cobrar subvenciones de la ADER serán condenados a nueve meses de cárcel después de que este lunes hayan alcanzado un acuerdo de conformidad con la Fiscalía y la acusación particular, representada por la Fundación de la mencionada entidad pública.

Una rebaja sustancial de la pena al aplicar la atenuante muy cualificada de reparación del daño al haber pagado las indemnizaciones previstas en concepto de responsabilidad civil. El acuerdo entre las partes también contempla las penas de multa de 3.240 y 720 euros, además de inhabilitación para obtener subvenciones públicas. Todos los acusados, que no tendrán que ir a prisión porque la privación de libertad ha sido sustituida por la multa, han mostrado verbalmente su conformidad ante el tribunal de la Audiencia Provincial de Logroño.

Según el relato del Ministerio Fiscal, con el que los acusados se ha mostrado de acuerdo, J.L.G.M., administrador de la empresa Contrabriefing, «dedicada a la publicidad y cuyo trabajo consistía en hacer estudios de mercado, diseñar planes de actuación estratégicos y diseñar todas las herramientas para la aplicación de ese plan reflejándose en soportes físicos como catálogos y análogos», desde su fundación (2002) y «al menos desde el 2007» realizó contratos «con las empresas Fluchos S.L. [...] cuyos administradores solidarios eran los acusados A.G.G. y A.S.G., con A.M.B. S.L. de la que era administrador A.M.B. […] y Main Style S.L.», de la que también era administrador A.M.B.

Después de que Contrabriefing realizara los trabajos correspondientes «emitía una primera factura oficial o inicial en que se incluía todo el proyecto (en cuantía superior a las realmente devengadas o por servicios diferentes a los realmente prestados)». Posteriormente, Contrabriefing emitía otras facturas pro forma «que recogían lo que realmente se efectuaba con un número total muy elevado».

Tras esa doble emisión de facturas, «las oficiales o iniciales se presentaban ante la Agencia de Desarrollo Económico de La Rioja con el fin de obtener subvenciones oficiales de dicho organismo», concreta el fiscal, que apunta que parte de ellas correspondía a «Fondos Europeos Feder», para actividades que «no fueron realmente prestados o no eran subvencionables».

Como consecuencia de esa actividad, la ADER ya abrió cinco expedientes a la empresa A. M. de B. S.L. en los ejercicios 2008, 2009, 2011 y 2012 por los que se le reclamaba un total de 126.345,62 euros (que corresponde a la diferencia entre las facturas oficiales o iniciales y las pro-forma), uno a la firma Main Style, por un importe de 28.771,46 euros, y dos más a Fluchos por un total de 118.267,82 euros.

La Fiscalía sostiene que J.L.G.M., administrador de la empresa Contrabriefing es autor de un delito de falsificación en documento mercantil continuado y reclamaba para él inicialmente una pena de prisión de dos años y el pago de una multa de 2.160 euros.

Por su parte, los dos responsables de Fluchos ( A.G.G. y A.S.G.) y A.M.B. (responsable de la firma homónima están acusados de dos delitos de falsificación en documento mercantil y oficial continuados en concurso con dos de estafa continuados y solicita para cada uno de ellos cuatro años de prisión.