«Necesitamos trenes, pero da igual que vayan a 200 o 300 kilómetros por hora»

Alberto Gil
ALBERTO GILLogroño

Preocupado, como arquitecto y como jarrero, Alfonso Samaniego no elude el debate sobre el AVE y la afección al paisaje vitícola: «Tenemos sobre la mesa intereses contrapuestos; La Rioja ha tenido históricamente, desde los romanos, buenas comunicaciones por estar en el valle del Ebro, pero, en el momento que los planes ferroviarios se desplazaron hacia Vitoria y Pamplona, por motivos políticos a mi entender, nos hemos quedado en una difícil situación».

«Si no conseguimos que los trenes que comunican el Cantábrico, Galicia..., todo el norte de España, con el Mediterráneo, pasen por La Rioja tenemos un grave problema». En este sentido, Samaniego advierte de que la vía de Logroño a Miranda no es «adecuada ni para mercancías», pero también asegura que «no podemos seguir estrangulando la 'joya de la corona', el paisaje vitícola». «La solución es pensar en una vía por la que pasen trenes, a 200 o a 300 kilómetros por hora, eso da igual, y hacerlo compatible con el paisaje». «Va a costar más dinero, pero hay que convencer a quien sea de que necesitamos un trazado nada agresivo con este paisaje ya muy afectado por la autopista, los gasoductos, las líneas eléctricas...». «No necesitamos un trazado de ingeniería, sino de paisaje y costará más pero es necesario».

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos