Una monografía explica el cambio de concepto del trabajo en la Edad Media

Una monografía explica el cambio de concepto del trabajo en la Edad Media

Durante la Edad Media, en las ciudades europeas se produjo un cambio de mentalidad respecto al trabajo, ya que pasó de ser considerado un castigo a fuente de productividad y de mejora de la calidad de vida

LA RIOJA

El Instituto de Estudios Riojanos (IER) ha editado la monografía «Trabajar en la ciudad medieval», que analiza la evolución del concepto del trabajo durante la Edad Media

El director general de Cultura y Turismo, Eduardo Rodríguez Osés, acompañado por la directora académica del IER, Aurora Martínez Ezquerro, la directora del área de Historia y Cultura Popular, Penélope Ramírez Benito, y el editor de la publicación, Jesús Ángel Solórzano, han presentado este libro, el número 37 de la colección Ciencias Históricas de la institución.

El texto, que recoge los trabajos presentados en los Encuentros Internacionales del Medievo de 2016, parte del concepto de que el estudio sobre el trabajo en la Edad Media es un objeto histórico de difícil análisis, ya que en la Europa medieval no había un término específico que designara el trabajo tal como lo concebimos en la actualidad.

Sin embargo, a lo largo del Medievo, tomó forma el concepto de trabajo y durante la Edad Media, en las ciudades europeas se produjo un cambio de mentalidad respecto al trabajo, ya que pasó de ser considerado un castigo a fuente de productividad y de mejora de la calidad de vida.

En las ciudades se produjo la gran especialización del trabajo para satisfacer las exigencias técnicas, el desarrollo de la industria, en especial, la relacionada con los tejidos, así como una desarrollo organizativo sin parangón, que conllevaron cambios en los tiempos del trabajo, la movilidad de los trabajadores.

También surgieron las protestas laborales, las reivindicaciones salariales, las peticiones de representación política de los trabajadores, el desarrollo de las cofradías de oficio, y la mujer se incorporó al mundo laboral.

El editor, Jesús Ángel Solórzano, ha incidido en «el cambio de mentalidad» respecto al trabajo que se produce en la época medieval, porque «en la antigüedad se veía como algo malo, solo asociado al esfuerzo».

«Con el surgimiento de las ciudades a partir del siglo XI, esto cambia, y también por la doctrina promovida desde los monasterios», ha detallado.

Ese proceso «da un vuelco a partir del siglo XII con la especialización en las ciudades» y el surgimiento de cofradías y oficios« que luego »desarrollan la identidad política de las ciudades en las que se unen reivindicaciones laborales con otras políticas«.

Según desvelan algunos de los trabajos del libro, fueron cofradías y gremios «los protagonistas de grandes revueltas de los siglos XIV y XV» debido a «la debilidad de las instituciones públicas».

Otro aspecto que aborda la publicación es el papel de la mujer en el trabajo medieval, «que no se corresponde con la falta de libertad económica que tenían» porque, a pesar de ello, «había mujeres panaderas, artesanas, en la construcción, y, en especial, en los mercados», ha concluido.

El libro, del que se han editado 600 ejemplares, está disponible en la librería del IER a un precio de 12 euros.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos