Una misa multitudinaria abre la Misión Diocesana Euntes

El acto, al que se calcula que han asistido 11.000 personas, lo ha abierto un grupo africano de gospel | El obispo de la Diócesis de Calahorra y La Calzada-Logroño, Carlos Escribano, ha presidido esta eucaristía, en la que han participado doscientos sacerdotes junto a sesenta imágenes religiosas procedentes de los municipios de la región

LA RIOJA

Unas 11.000 personas han participado hoy, en la plaza de toros de Logroño, en una eucaristía con la que ha comenzado la misión diocesana «Euntes», que se prolongará durante cuatro años.

El obispo de la Diócesis de Calahorra y La Calzada-Logroño, Carlos Escribano, ha presidido esta eucaristía, en la que ha conminado a los cristianos a dar testimonio de su fe, que es el significado de «Euntes», según recoge Efe en una nota.

Este acto ha contado con la asistencia del presidente del Gobierno de La Rioja, José Ignacio Cencieros; de la alcaldesa de Logroño, Concepción Gamarra, y de unos doscientos sacerdotes, junto a 60 imágenes religiosas procedentes de los municipios de la región.

Estas imágenes han participado, después, en una gran procesión por las calles de la capital riojana, encabezada por la patrona de Logroño, la Virgen de la Esperanza; y que ha cerrado la patrona de La Rioja, la Virgen de Valvanera.

El obispo ha aludido en su homilía a la presencia de estas imágenes como «una muestra de que» los cristianos riojanos «están orgullosos de su pasado y quieren seguir construyendo el presente y el futuro».

«La Iglesia, en este momento de grandes cambios históricos, está llamada a ofrecer con mayor intensidad los signos de la presencia, de la cercanía y de la misericordia de Dios», ha afirmado Escribano.

Ha recalcado que, para los cristianos, «éste no es un tiempo para pensar que son otros los que deben asumir los grandes retos que tenemos delante como sociedad».

Al contrario, ha dicho, «es tiempo para permanecer alerta y despertar la capacidad de redescubrir lo esencial, que es Cristo y su amor, y seguir compartiéndolo con nuestros contemporáneos».

«La sociedad nos muestra una realidad que cambia, que tiene espléndidas zonas de luz, pero también nos presenta espacios de sombra, en los que descubrimos el rostro de la pobreza como signo de la presencia de Dios y nos mueve a dar respuestas», ha afirmado.

«Estamos en un cambio de época que nos sugiere buscar caminos nuevos a la hora de trasmitir el Evangelio a la sociedad», algo que supone «un gran reto», ha afirmado Escribano.

Homilía

Mucha gente no ha podido entrar.
Mucha gente no ha podido entrar. / L.J.R.

Más

 

Fotos

Vídeos