Mascotas: mejor alojadas que abandonadas

Estebas de la Mota con el perro Denzel junto a la piscina de hidroterapia de su centro de Villamediana donde los animales entrenan, interaccionan y fortalecen la musculatura. /Jonathan Herreros
Estebas de la Mota con el perro Denzel junto a la piscina de hidroterapia de su centro de Villamediana donde los animales entrenan, interaccionan y fortalecen la musculatura. / Jonathan Herreros

Los alojamientos para mascotas, una opción que gana peso para los dueños cuando se van de vacaciones | La Protectora asegura que en época estival los abandonos de mascotas siguen siendo numerosos y un problema latente en los municipios riojanos

ARANCHA JODRA/J.E.

Cada año, durante las vacaciones, los dueños de mascotas suelen dejarlas en residencias caninas, donde sus responsables tratan de que se sientan como en casa durante los días o semanas en que no están sus propietarios. Pero los hay también que optan por desentenderse de los animales y evitar el coste económico que acarrea buscarles un alojamiento alternativo.

El abandono de animales, dice la presidenta de la Protectora de Animales, Carmen Faulín, «es un problema que no está ni mucho menos resuelto». A su juicio, «si queremos solucionarlo, debemos tomar medidas reales de cara a la administración: más sanciones y más identificación de los animales».

Según los informes anuales, el 2017 no fue el año con las cifras más altas de adopción. Hasta julio del 2014 la recogida de animales se realizaba de manera gratuita en los domicilios pero, desde entonces, se comenzó a cobrar 130 euros por lo que «los dueños comenzaron a buscar formas de deshacerse de los animales sin tener que pagar», afirma Faulín para explicar este descenso.

Los datos de la entidad indican que el 90% de los animales recogidos carece de identificación por lo que solucionar el problema «es igual a más chips, más esterilización y más educación ciudadana». No obstante, la presidenta admite que, «afortunadamente, la conciencia de las personas ha cambiado, ya que hay un rechazo evidente al maltrato animal». Según ella, «el camino ya se ha iniciado y solo queda crecer e ir a mejor».

El número de mascotas en La Rioja ha aumentado exponencialmente en los últimos años y cada vez hay más riojanos que se plantean que hacer con ellas en las vacaciones. Elena Zárate, voluntaria de la Protectora, asegura que «los complejos hoteleros y apartamentos turísticos siguen poniendo muchas limitaciones a la entrada de animales, por lo que la mejor opción es dejarlos en hoteles caninos donde les cuidan mientras estamos lejos de casa».

Nala mira a su cuidadora desde su alojamiento, dotado con una webcam.
Nala mira a su cuidadora desde su alojamiento, dotado con una webcam. / Jonathan Herreros
Denzel y la directora del alojamiento jugando.
Denzel y la directora del alojamiento jugando. / Jonathan Herreros

100% de ocupación

Las habitaciones de los hoteles caninos suelen reservarse con mucha antelación. En algunos casos, «los dueños llaman para comprobar la disponibilidad de nuestro centro y, en función de eso, organizan sus propias vacaciones», detalla Carmen Briones, del Centro Canino El Olivar, en Lardero, que dispone de 32 plazas.

Lucía Estebas de la Mota es propietaria y directora de otro de estos centros. Es el Correcaninos Hotel&Spa, ubicado en Villamediana. Con 24 habitaciones, ambienta con música clásica sus instalaciones y, explica su responsable,«unifica el servicio de residencia canina, aprendizaje, fisioterapia e hidroterapia».

El hotel está situado en plena naturaleza, lo que permite la estimulación de los perros mediante el disfrute de amplias zonas de esparcimiento donde entrenan, juegan y disfrutan con los demás de su especie.

Además de cumplir los requisitos legales para crear una residencia canina, «es importante tener como mínimo una formación que garantice que el trabajo que vas a desarrollar va a ser efectivo», apunta Estebas de la Mota.

Los precios por día rondan los 14 ó 15 euros si la estancia es menor de un mes, y los 13 ó 14 euros si es superior en épocas vacacionales. En invierno, el precio es de 8 ó 9 euros siempre dependiendo del tamaño del perro. La tarifa de guardería es de 9 euros por día, aunque con el 'Bono de 10 estancias' se reduce a 7 euros.

Experiencia de los dueños

Para muchos propietarios, desprenderse de los animales en verano conlleva un pequeño trauma. «Nos da mucha pena y estamos todo el rato preguntando qué tal están o si nos pueden enviar vídeos y fotos», afirma Elena Zárate, aunque, según matiza, «en el fondo sabemos que ellos están encantados».

Otra de las posibilidades para los propietarios es dejar a los animales con un cuidador particular que permita una atención más personalizada. Pero «lo que en ningún caso es una una opción el abandono cuando hay multitud de servicios a nuestra disposición», concluye Sonia Aspiroz.

 

Fotos

Vídeos