Más de medio millar de mujeres claman en Logroño por sus derechos

Más de medio millar de mujeres claman en Logroño por sus derechos
Juan Marín

Numerosos colectivos de mujeres se han adherido a las feministas andaluzas, que fueron las primeras en convocar

PILAR HIDALGO | EFE

Más de medio millar de personas, en su mayoría mujeres pero acompañadas por muchos hombres, han clamado este martes en Logroño por sus derechos. Tras una pancarta que decía 'Ni un paso atrás, nuestros derechos no se negocian' han salido a la calle con el objetivo de protestar contra la derogación de la ley de protección contra la violencia de género, una medida «intolerable» que exigía Vox para apoyar el Gobierno de PP y Cs en Andalucía, aunque en el acuerdo alcanzado finalmente no se pactó.

La protesta, de menos de media hora de duración, se ha celebrado frente al Palacio de Gobierno pero de espaldas a él, y han clamado consignas como «si tocan a una nos tocan a todas», «la calle, la noche también es nuestra» o «si no luchas ellas ganan».

Muchos de los concentrados portaban banderas negras y otros pancartas con la imagen de mujeres destacadas a lo largo de la historia en diferentes ámbitos.

Además también otros portaban carteles con frases sobre los derechos de las mujeres, sobre Vox y sobre Andalucía. «Andaluces despertad» o «Nos matan por ser mujeres» eran algunas de esas frases.

Durante la concentración representantes de la Asamblea Feminista han leído un manifiesto en el que han condenado la situación de las mujeres a lo largo de la historia, en la que han sido «criminalizadas, ninguneadas, discriminadas y maltratadas por una sociedad tradicional, patriarcal y machista».

«Negar la violencia de género es exactamente igual que negar el Holocausto», asegura el manifiesto, que incide en que la violencia machista «existe, con cifras alarmantes, y la sufrimos las mujeres por el mero hecho de serlo».

Han incidido en que según datos de la Fiscalía General del Estado, del 1,2 millones de denuncias por violencia machista presentadas entre 2009 y 2017, solo 96 resultaron no ser reales.

«La violencia contra la mujer es diferente, propia del contexto patriarcal y machista y, por ello, en una auténtica democracia tiene un tratamiento legislativo distinto, que en el España ha sido avalado en multitud de ocasiones por la Jurisprudencia del Tribunal Constitucional», afirman.

Han recordado que la Ley Integral contra la Violencia de Género fue aprobada por unanimidad en 2004 «y convirtió a España en el país más avanzado en materia de protección a las mujeres» y han considerado que equiparar la violencia familiar con la machista «es minimizar de forma intolerable el casi millar de víctimas mortales en España desde el 2003».

Por último han apelado «a la responsabilidad» y «a tomar conciencia de que tenemos tanto el Gobierno que hemos apoyado, depositando nuestro voto, como el que hemos permitido no acudiendo a las urnas».

«A partir de ahora, con citas electorales la próxima primavera, se impone la necesidad, por lo mucho que nos jugamos, de que ejerzamos nuestra responsabilidad democrática y dejemos claro que nuestros derechos son intocables y que no hay pacto posible con quienes defienden en las instituciones las pretensiones de los violentos» porque «una mentira no se convierte en verdad, aunque se repita mil veces».

En esta misma línea, una de las portavoces de la Asamblea Feminista de Logroño, Laura Juarros, en declaraciones a los periodistas ha incidido en que «vamos a estar vigilantes a que se puedan hacer pactos a expensas de los derechos de las mujeres, que nos ha costado mucho tiempo conseguir».

En especial, ha dicho, «ha costado mucho que se reconozca que la violencia machista es algo estructural, no puntual» y «en eso no podemos dar ni un paso atrás».

«Que se reconozca legalmente, aunque no se asuma, es un paso, y, además, no va en contra de los hombres, porque quienes quieren la igualdad están con nosotras» pero «algunos, cuando creen que puede perder algún privilegio, se sienten amenazados».

Además, ha concluido Juarros, «lo que queremos es los mismos derechos, ocupar un lugar en esta sociedad en pie de igualdad y sentirnos seguras en las calles y que ningún hombre vea el agredir a una mujer como algo normal».

Calahorra también ha celebrado una protesta
Calahorra también ha celebrado una protesta / Isabel Álvarez

 

Fotos

Vídeos