MEDALLA DE HONOR PARA EL EXRECTOR

Catedráticos y autoridades durante la celebración del acto de apertura del curso 2018-2019 de la UR, ayer en el edificio Quintiliano del campus. :: justo rodríguez/
Catedráticos y autoridades durante la celebración del acto de apertura del curso 2018-2019 de la UR, ayer en el edificio Quintiliano del campus. :: justo rodríguez

Rubio reclama, en el acto de apertura del curso, un nuevo modelo de financiación y que la investigación sea vista como una inversión y no un gasto

CARMEN NEVOT LOGROÑO.

«Me gustaría que ese nuevo Gobierno -el que salga de las urnas el próximo mes de mayo- redefiniese su compromiso con la Universidad de La Rioja (UR)». Así se expresó el rector del campus, Julio Rubio, que ayer elevaba unos grados su tono reivindicativo durante el discurso que pronunció en el acto de apertura del curso 2018-2019.

Para aparcar «polémicas estériles», reconoció que siempre ha encontrado «receptividad» en el Gobierno de José Ignacio Ceniceros y no dudó del apoyo «sin vacilaciones» de los ejecutivos anteriores. Pese a ello, dijo que no ha podido evitar la «sensación» de que en la sociedad riojana la UR aparece en múltiples ocasiones como «una suerte de orden mendicante que no hace sino pedir más financiación sin ofrecer nada a cambio». De ahí que expresó su deseo de llegar a una situación «en la que se nos admita como una institución pública más, que forma parte de los servicios públicos». De este modo se impedirían los vaivenes presupuestarios en función de los recortes y que cuando haya que devolver las pagas extraordinarias a los funcionarios se olviden del personal universitario.

Rubio, en su discurso, que una vez terminado fue contestado por el presidente del Ejecutivo regional, reclamó una «nueva mirada» que «permita que no se nos confunda con otras organizaciones que nada tienen que ver con nuestros fines y expectativas» y un nuevo marco de relación con el Gobierno y la sociedad en general en el que la investigación se vea como una inversión y no como un gasto. En definitiva, reclamó un nuevo modelo de financiación que, como el de la Universidad pública de Navarra, tenga una financiación básica que cubra los salarios y otra por incentivos, en especial en investigación, «para tener más cuanto mejor se hacen los deberes», señaló.

LAS FRASESJulio Rubio Rector de la UR «Pido una mirada que dinamice un nuevo marco de relación en el que la investigación se vea como una inversión, no un gasto»José Ignacio Ceniceros Presidente de La Rioja «Debemos ahondar más en lo que nos une que en lo que nos separa, si no será muy difícil encontrar la nueva mirada que se reclama»

El rector, que recordó que mañana «en un buen ejercicio de higiene democrática» se someterá a una moción de confianza por parte del claustro universitario, se refirió a la regeneración de la universidad reclamada «al albur» de los recientes casos destapados en la prensa: «Tengo un espíritu crítico, no me conformo con lo que hay... pero quiero terminar recordando que los males de democracia su curan con más democracia, no con menos».

«Yo tampoco soy conformista -respondió Ceniceros en un discurso que pronunció tras la intervención de Rubio- y ambiciono una universidad cada vez mejor». De ahí que animó a la comunidad universitaria a «recorrer juntos el camino de la mejora». «Debemos ahondar más en lo que nos une que en lo que nos separa -insistió-, si no será muy difícil encontrar la nueva mirada que se reclama».

El jefe del Ejecutivo también recogió el guante sobre la sensación que dijo tener el rector a cerca de que no se valora suficiente el campus público y que éste no es admitido como un servicio público más. Una «sensación que lamento», señaló. «Mi opinión es que la mayor parte de la sociedad opina que la nuestra no es una universidad grande, pero sí es una gran universidad».

Se mostró partidario de «cambios profundos» en el sistema universitario español por las situaciones «que todos conocemos» -en referencia a la polémica de los máster de la Universidad Rey Juan Carlos- porque «como dice Federico Mayor Zaragoza, existe un peligro grave cuando el alumno persigue un título y no una formación».

Ratificó el compromiso de su Ejecutivo con el futuro la Universidad de La Rioja que «no puede ser más firme y decidido». «Así lo hemos demostrado repetidamente y seguiremos haciéndolo, pero al mismo tiempo exigiremos una mejor gestión y rendición de cuentas a la sociedad», indicó.

Finalmente, Ceniceros quiso aportar «tranquilidad» sobre el futuro del campus y anunció que avanzará en la mejora de la universidad, a través de la negociación del convenio para el periodo 2019-22, culminarán las obras de la Escuela de Enfermería, acabarán las obras del Edificio Luis Vives y potenciarán la conexión entre la FP y la universidad.

También el secretario general de la Universidad, Javier García Turza, durante la lectura de la memoria académica 2017-2018, que habitualmente es una enumeración de acciones y actividades, se refirió en un tono crítico a las «graves acusaciones» que se vierten sobre la universidad española y apeló a la «fuerza de ánimo y a la voluntad de trabajo» para revertir esta imagen. También llamó a analizar la «gobernanza» de la universidad española y sus mecanismos de fiscalización y evaluación tanto internos como internos y a crear un mapa de títulos más racional.

Los casos de la Universidad Rey Juan Carlos «no pueden ni deben empañar la imagen de toda la universidad» y, en este sentido, mostró su deseo de que los políticos que «han usado y abusado» de ella «reconozcan el mal que han hecho a la institución». Para concluir, consideró necesario la creación de un foro de conocimiento de la realidad de la UR, ante el «desconocimiento» que, en su opinión, hay de esta institución académica.

Durante el acto, que repitió pompa y boato, Francisco Ruiz de Mendoza Ibáñez, catedrático de Filología Inglesa de la Universidad de La Rioja, dictó la lección inaugural 'De la facultad del lenguaje a las facultades que definen el lenguaje: una visión cognitivista sobre la relación entre gramática y significado'.

Nada más acabar, el rector impuso la Medalla de Honor de la UR a su predecesor en el cargo, José Arnáez Vadillo, cuya figura y trayectoria, no sólo al frente de la universidad entre el 2012 y el 2016, sino durante sus casi cuarenta años de vida académica, fueron glosadas por Mariola Urrea, profesora del campus y exsecretaria general de la UR.

Entre los asistentes a la inauguración, que concluyó con el tradicional Gaudeamus Igitur, además de representantes del Gobierno, había de todos los ámbitos de la sociedad regional.

El exrector de la UR y actual director de la Aneca, José Arnáez Vadillo, recibió ayer de manos del actual rector, Julio Rubio, la Medalla de Honor que concede esta institución. Un premio compartido, dijo el catedrático homenajeado, «con mi equipo, mi familia, especialmente mi mujer y mi hija, y la sociedad riojana».

 

Fotos

Vídeos