Manos a la obra

El 10% de las losetas están abombadas y presentan signos de oxidación en el color./Antonio Díaz Uriel
El 10% de las losetas están abombadas y presentan signos de oxidación en el color. / Antonio Díaz Uriel

El Gobierno sustituirá en breve las noventa losetas más deterioradas que componen la fachada del tercer palacete | La intervención llega después del estudio requerido a la Universidad de Zaragoza para analizar las razones del mal estado de las piezas de alabastro que recubren el edificio

Teri Sáenz
TERI SÁENZLogroño

Misterio resuelto. Y además, en vías de solución. El abombamiento, acusado desgaste y hasta la rotura de un buen número de las placas que forran el tercer palacete de la calle Vara de Rey que mira hacia El Espolón de Logroño hace tiempo que tenía en vilo al Gobierno regional que ubica allí una parte de su estructura: la Consejería de Administración Pública, la Secretaría General Técnica y la Dirección General de Justicia.

Aunque según los análisis preliminares el deterioro de las losetas que ya empezó a detectarse en el 2012 no comporta ningún riesgo para la seguridad interior del inmueble ni del entorno, el departamento que dirige Alfonso Domínguez decidió a comienzos de año dar una solución a la coyuntura.

Más

Para ello, recurrió a la Universidad de Zaragoza, reputada internacionalmente como uno de los centros de referencia en el estudio del material que recubre el edificio: el alabastro. Los especialistas ya tienen un diagnóstico sobre las causas de las deficiencias perfectamente visibles a pie de calle. Incluso una batería de propuestas para mejorar el aspecto de una de las construcciones más características del corazón de la capital.

Vista general del edificio.
Vista general del edificio. / Antonio Díaz Uriel

Como se intuía, uno de los motivos es la excesiva exposición a la lluvia y el sol de las piezas que están orientadas en su mayoría en las caras sur y oeste del bloque. Pero también influye el sistema de colocación original. Al parecer en ciertas zonas no se contempló un espacio suficiente para la dilatación del material, de forma que al expandirse ha acabado generando grietas y tornando el singular color blanco del alabastro.

Detalle de una de las losetas rota.
Detalle de una de las losetas rota. / Antonio Díaz Uriel

El estudio de la Universidad de Zaragoza sugiere un abanico de opciones. Entre la más conservadora de no actuar dado que se descartan desprendimientos y remozar la fachada al completo, el Gobierno ha optado por una solución intermedia y reponer las losetas más perjudicadas.

Un total de 90 de las 884 que componen el recubrimiento exterior del edificio cuyo solar albergó históricamente la sede central del Banco de Bilbao hasta que en el 2003 se levantó allí el tercer palacete tras unas obras que costaron 2,8 millones. La rehabilitación, cuyo coste se estima inicialmente en 27.000 euros, se acompañará de una labor de seguimiento técnico para confirmar que no se producen más fisuras en el Gobierno.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos