Macroexamen para profesores

Candidatos de la oposición de profesor de Matemáticas de la ESO. La prueba se celebró ayer en el IES Escultor Daniel. :: /Miguel Herreros
Candidatos de la oposición de profesor de Matemáticas de la ESO. La prueba se celebró ayer en el IES Escultor Daniel. :: / Miguel Herreros

Un total de 794 aspirantes estaban citados ayer en el turno libre de las oposiciones para el cuerpo de docentes en La Rioja

PILAR HIDALGO LOGROÑO.

En los exteriores de la Escuela Oficial de Idiomas de Logroño, varios carteles de sindicatos educativos deseaban suerte a los 195 aspirantes a docentes de Inglés que, entre inquietos y esperanzados, se enfrentaban al examen que determinará su futuro inmediato.

Los candidatos de esta especialidad componen el mayor contingente de los 794 postulantes a funcionario que ayer estaban convocados para la oposición de turno libre al cuerpo de profesores en La Rioja.

La prueba fue simultánea en prácticamente toda España, donde cerca de 300.000 personas se midieron por conseguir una de las 23.512 plazas de empleo público en lid (una por cada 13 examinados).

La convocatoria se llevó a cabo de forma simultánea en prácticamente todas las comunidades autónomas

En nuestra región, la oferta se concretó en 78 plazas de profesor de Enseñanza Secundaria. De ellas, 55 son de ingreso libre, 3 están reservadas a personas con discapacidad, 18 corresponden a promoción interna y 2 más a promoción horizontal.

La 'macrooposición' de ayer destaca a nivel nacional por ser la mayor oferta de empleo público en Educación desde el 2009, cuando comenzaron los recortes presupuestarios por la crisis económica.

Nervios e ilusiones

Sabedora de la oportunidad, Cristina Cilla se confesaba «nerviosa» a las puertas de la Escuela de Idiomas de Logroño minutos antes de las nueve de la mañana. En su caso, se trata de la primera vez que se somete a estas pruebas. «Vengo a ver, pero también tengo la inquietud de que me estoy jugando un puesto, que además es un trabajo para toda la vida y bien remunerado», afirmó.

Hasta el momento, esta joven riojana ha compatibilizado algunas sustituciones con dar clases particulares y «muchas horas de estudio».

Su amiga Aitana Terrero también ha compaginado hasta ahora sustituciones con interminables jornadas entre apuntes. Para esta logroñesa, llegar hasta aquí ya supone todo un paso adelante. «Lo peor que nos puede pasar es que entremos en listas, y eso ya resulta positivo», señaló.

No obstante, no ocultaba que algo de presión sienten en cuanto que, de no lograr plaza, «a partir del 2020 cambian el temario», por lo que lo estudiado hasta ahora no les serviría de mucho. «Tendríamos que empezar de cero», indicó.

Respecto de que la convocatoria haya sido simultánea a nivel nacional, Cristina consideraba que «te limita la movilidad, pero a los demás aspirantes también». «Al final te hacen elegir en qué Comunidad Autónoma quieres trabajar», completó.

A primera hora de la tarde y bajo un sol de justicia, los opositores de la prueba de Matemáticas (la segunda con mayor número de aspirantes de turno libre en La Rioja, un total de 169), aguardaban para entrar en las aulas del IES Escultor Daniel. Buscando la sombra de un árbol, César aseveraba que estaba «tranquilo». «No he estudiado mucho; así que vengo a probar suerte», comentó. Y es que, aunque es ingeniero, trabaja como profesor interino de matemáticas. «Acudo para que no me echen de listas», afirmó. Pero tampoco se exponía en exceso. «Si no saco más nota que la vez anterior, me guardan la precedente».

Su amigo Juan Rengel iba a tratar de colarse en listas por primera vez. En su caso, tiene el título de Matemáticas; pero sin interinidad, está dando clases particulares. «No cuento con un trabajo a tiempo completo y aún así resulta muy complicado compatibilizar el estudio con un empleo», consideró.

A estos jóvenes logroñeses les pareció bien que la 'macrooposición' se haya desarrollado en las mismas fechas en casi todas las autonomías. «Hay menos 'efecto llamada'», apuntó César; a lo que Juan agregó que «si no viene gente de fuera, es mejor para nosotros porque yo tampoco tengo intención de irme a otra parte».

Después de meses y meses hincando codos un día sí y otro también, Cristina, como otros, tenía claro lo que anhelaba hacer en sus primeras horas de 'libertad'. «Quiero dormir», confesó.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos