El 71% de los jueces y fiscales secunda la huelga de justicia en La Rioja

Sonia Tercero

Durante la jornada se han suspendido vistas orales y otras diligencias, aunque se han atendido aquellas que son calificadas de urgentes

LA RIOJA

Un total de 25 jueces y magistrados de La Rioja han secundado la huelga general convocada para reclamar la separación de los poderes legislativos y judiciales y defender el Estado de Derecho, por lo que el seguimiento ha sido del 71%.

Según ha informado el TSJR en una nota que recoge Efe, hoy estaban en activo 35 de los 39 jueces que desempeñan su función en la Comunidad Autónoma de La Rioja, ya que cuatro se encuentran de permiso o de baja. En cuanto a los trece fiscales destinados en La Rioja, han secundado la huelga seis, cuatro estaban prestando servicios mínimos y tres no han secundado la protesta.

Durante la jornada se han suspendido vistas orales y otras diligencias, aunque se han atendido aquellas que son calificadas de urgentes por dimanar del Juzgado de Guardia, del de Violencia sobre la Mujer, del Juzgado de Menores y del Registro Civil. Según el TSJR, también se han mantenido los señalamientos de causas con presos, por lo que se han respetado escrupulosamente los servicios mínimos fijados por el Comité de Huelga.

Alrededor de una veintena de jueces y fiscales de La Rioja se han concentrado frente a la puerta del Palacio de Justicia de La Rioja (TSJR). La decana de los jueces de Logroño, María Cecilia de la Iglesia, ha leído ante los periodistas un comunicado en el que ha explicado que esta huelga está motivada en el anuncio del acuerdo entre algunos partidos políticos sobre el nombramiento del próximo presidente del Tribunal Supremo y del Consejo General del Poder Judicial (CGPJ).

De la Iglesia ha considerado que «un Consejo General del Poder Judicial elegido por las fuerzas políticas va a generar siempre dudas sobre la independencia de la justicia, con el riesgo evidente a mermar la confianza de los ciudadanos en sus instituciones». Por ello, ha resaltado que esta huelga es la ocasión «idónea» de demostrar a la sociedad que los jueces y fiscales defienden una absoluta separación de poderes, un Consejo General del Poder Judicial independiente y una carrera judicial y fiscal con unas condiciones dignas y al servicio de los derechos ciudadanos.

Entre sus peticiones, además de la separación de poderes, ha citado medios materiales para poder dar una adecuada respuesta a los ciudadanos, la derogación del 324 de la Ley de Enjuiciamiento Criminal (que limita a seis meses el periodo para tramitar las diligencias de instrucción), cargas de trabajo saludables, retribuciones dignas, derechos de permisos y licencias, creación de plazas e incremento del número de jueces y fiscales y condiciones dignas para los que acaban de acceder a esas carreras.