Más del 10% de los jóvenes riojanos tiene riesgo de sufrir una enfermedad mental

Un estudio ha evaluado dificultades emocionales y comportamentales, el bienestar subjetivo percibido y experiencia de bullying y ciberbullying

LA RIOJA

Un estudio revela que entre el 10 y el 20 por ciento de los adolescentes riojanos refieren riesgo de problemas de salud mental con dificultades emocionales, de comportamiento, falta de control de impulsos, poca emoción positiva y sensaciones cercanas a la depresión.

Así lo ha afirmado hoy el profesor de Psicología Evolutiva y de la Educación de la Universidad de La Rioja (UR), Javier Ortuño, en un encuentro informativo posterior a la conferencia que ha impartido en este centro, titulada «El bienestar emocional en los jóvenes riojanos: estado de la cuestión».

Ha detallado que este estudio, realizado por un grupo de investigación de la UR en colaboración con las consejerías de Salud y Educación del Gobierno regional, ha contado con una muestra aleatoria de casi 2.000 estudiantes de entre 14 y 18 años de todos los centros riojanos.

Según este informe, que no está concluido totalmente , la salud mental de los jóvenes riojanos es similar a la de los del resto de España, con un alto número que refiere buena salud, un bienestar subjetivo alto y una puntuación bastante alta en tareas de rendimiento neurocognitivo, aunque hay hasta entre un 7 y 10 % con un «riesgo evidente».

Ha señalado que se han evaluado dificultades emocionales y comportamentales, el bienestar subjetivo percibido y experiencia de bullying y ciberbullying, y se realizado una batería neurocognitiva en la que se han podido obtener datos objetivos del rendimiento neurocognitivo de los adolescentes.

Estas pruebas, ha especificado, no dejan de ser «autoinformes», aunque se han desarrollado estudios que tienen que ver con evaluación, e incluso genéticos, que todavía se analizan, por lo que «no se puede dar un diagnóstico como tal».

Ortuño ha recalcado que, según este informe, entre un 15 y un 20 % de los adolescentes, de manera más o menos frecuente, alguna vez han experimentado bullying y ciberbullyng, pero también existe un alto porcentaje que no.

En la actualidad, se están correlacionando los resultados subjetivos y objetivos de este estudio, y se observa, de forma preliminar, que el bienestar subjetivo se relaciona con el rendimiento neurocognitivo, lo que significa que «aquellos que tienen un bienestar referido más bajo están rindiendo peor en pruebas neurocognitivas», ha relatado.

Por tanto, ha proseguido, «los adolescentes en riesgo de salud metal, a su vez, están funcionando peor cognitivamente, lo que tiene sentido porque se relaciona con el bajo rendimiento académico y otras facetas de la vida que tienen que ver con el funcionamiento cognitivo».

Ha resaltado que la adolescencia «no es por definición una etapa problemática, sino que, en algunos casos, hay quienes se ven más expuestos a estos factores de riesgo, y aquellos que tienen una mayor vulnerabilidad pueden transitar a este tipo de problemáticas», ha resaltado.

«La promoción para evitar este tipo de problemáticas debería ser antes de que sucedan los problemas, cuanto antes empecemos a llevar a cabo programas de intervención, incluso en la infancia, pues mucho mejor, cosa que a día de hoy se está haciendo bastante poco en los centros», ha concluido. EFE

1011796

Temas

España

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos