Investigadores del CIBIR encuentran el mecanismo para frenar la pérdida de memoria en edad avanzada y detener el alzheimer