Continúa abierto el operativo en relación al crimen del empresario de Aldeanueva

Imagen de archivo tomada el día en el que apareció el cadáver en una balsa se Alfaro. :: S.S.J./
Imagen de archivo tomada el día en el que apareció el cadáver en una balsa se Alfaro. :: S.S.J.

La Guardia Civil inicia una línea paralela de actuación en este caso que podría dar lugar a nuevas detenciones

I. Á.CALAHORRA/AUTOL.

El operativo policial desarrollado por agentes de los GAR en relación con el asesinato perpetrado hace ahora un año de un empresario ganadero de Aldeanueva de Ebro continuaba hasta ayer abierto, según fuentes de la investigación consultadas por este periódico. En este sentido, a raíz de las detenciones que se produjeron el martes tanto en Calahorra como en Autol los agentes de la unidad de élite de la Guardia Civil han ampliado el campo de investigación. Así, la operación ha derivado en una línea de actuación paralela que podría llevar a nuevas detenciones.

El operativo policial, que se está llevando a cabo bajo la más absoluta discreción, se saldó el pasado martes a primera hora de la mañana con la detención de varias personas en las localidades de Calahorra y Autol. Las actuaciones de los agentes del GAR se desarrollaron en torno a las 7.30 horas, con la participación de cerca de una veintena de efectivos.

En el caso de Calahorra se produjeron en una calle del casco antiguo, y en Autol, según el testimonio de varios vecinos, los efectivos se llevaron detenido al menos a un miembro de una familia de etnia gitana. De todos modos, este dato no ha podido ser confirmado debido al completo silencio bajo el que lleva el caso la Guardia Civil, con el fin de que nada pueda interferir en las actuaciones.

En Calahorra la operación se desarrolló a primer hora de la mañana en una calle del casco antiguo

Más información

Estas detenciones podrían resolver el crimen del empresario de Aldeanueva de Ebro que fue hallado muerto en el mes de septiembre del pasado año en una balsa de riego localizada en el término municipal de Alfaro, en unos terrenos cercanos a una propiedad de su familia.

La víctima, J.C.M., fue encontrada atada de pies y manos, y con signos de haber sido golpeado hasta morir con extrema violencia.

Aunque era natural de la localidad de Aldeanueva de Ebro, donde contaba con dos de esas instalaciones ganaderas, residía con su familia en Calahorra y tenía 42 años de edad.

Antes de dar con el cuerpo sin vida del empresario fallecido, los agentes encargados de la investigación encontraron su vehículo con la documentación y el teléfono móvil. El hallazgo acrecentó la sospecha de que algo grave había ocurrido, como finalmente se corroboró después al encontrar el cadáver en la balsa.