El Instituto Sagasta se cae a pedazos