Los inquilinos morosos riojanos deben 3.983 euros de media a sus caseros

Carteles de alquiler en una vivienda /EC
Carteles de alquiler en una vivienda / EC

En el conjunto del país, de media, los arrendatarios adeudan de media 6.186 euros

Carmen Nevot
CARMEN NEVOTLogroño

Los inquilinos morosos riojanos adeudan de media 3.983 euros a sus propietarios, frente a los más de 6.000 euros que se han registrado en el conjunto de España. Así lo ha revelado este jueves el XI estudio FIM sobre la morosidad en arrendamientos urbanos en España 2019 hecho público por la empresa Fichero de Inquilinos Morosos.

Si se toma como referencia una vivienda con un precio medio de 474 euros, los arrendadores de La Rioja están más de 8 meses sin percibir los ingresos del alquiler. «La deuda en la comunidad es menor que en otros territorios porque los precios se han mantenido moderados», explica Sergio Cardona, Director de Estudios y Calidad de Fichero de Inquilinos Morosos. En este sentido, el responsable explica que «el perjuicio que se causa a los propietarios es el mismo, ya que, aunque la deuda sea menor, el tiempo que transcurre hasta que se subsana el problema es muy prolongado».

El mencionado documento revela también que durante 2018, los impagos en la comunidad riojana crecieron el 1,13%, cuatro puntos por debajo de la variación media registrada en el conjunto de España, que se ha situado en el 5,67%.

«Los precios de compraventa son moderados, por lo que el mercado del alquiler no está muy desarrollado. Cualquier cambio que se registre queda reflejado porque el número de contratos de alquiler es muy reducido», detalla Cardona.

La Rioja registró el menor incremento porcentual del conjunto de España, donde la morosidad en los arrendamientos urbanos aumentó el 5,7 % en 2018 respecto al año anterior, hasta alcanzar una media de 6.186 euros.

La morosidad media más alta se ha situado en Madrid (9.767 euros), seguida de Baleares (8.572), País Vasco (7.089), Cataluña (6.860) y Navarra (6.408), mientras las más bajas se dan en Extremadura (3.427 euros), Castilla y León (3.573), Aragón (3.963) y La Rioja (3.983).

En cuanto a la evolución, hace diez años un inquilino moroso adeudaba al propietario de la vivienda 3.265,87 euros, unos 700 euros menos que ahora. Desde aquel 2008 la cantidad media a deber fue disminuyendo hasta tocar suelo en el 2013, el peor año de la crisis, cuando la deuda apenas superaba los 1.500 euros. Ese fue un punto de inflexión para de nuevo iniciar el camino ascendente hasta alcanzar el máximo de la década con casi 4.000 euros.