Inquietud entre los trabajadores de Palacios, de nuevo en venta

Inquietud entre los trabajadores de Palacios, de nuevo en venta

El comité de empresa asegura que «nos han trasladado que las intenciones son de que sigamos haciendo lo mismo»

Pilar Hidalgo
PILAR HIDALGO

La noticia de que el fondo estadounidense Carlyle ha puesto a la venta Palacios Alimentación ha despertado inquietud por su futuro laboral entre los más de 400 empleados de la factoría en Albelda de Iregua.

La decisión del gestor global de activos ha sido conocida por la plantilla a través de los medios de comunicación, lo que no ha gustado a un comité de empresa en el que USO es el sindicato mayoritario con cinco representantes. UGT tiene 4 miembros; CCOO, 3 y la CSIF, 1.

«Me he puesto en contacto con Recursos Humanos y me han comunicado que transmita tranquilidad a los trabajadores», señala la presidenta del comité de empresa, Charo Pérez (USO). Y es que, según le han asegurado desde este departamento, «las intenciones es que sigamos haciendo lo mismo».

«Nos volverán a vender y cambiará el capitalista de alto riesgo, pero no variarán los proyectos», traslada a partir de la información que ha obtenido en la empresa.

El fondo estadounidense Carlyle compró Embutidos Palacios en el 2015 por un montante de 150 millones de euros a un consorcio formado por Talde y Proa Capital, dos gestoras españolas de capital riesgo, que tomaron las riendas de la compañía de alimentación en el 2009, junto a otros pequeños inversores. Esto motivó la salida de la familia Palacios, que creó la empresa en 1983 en La Rioja.

El diario económico Cinco Días adelantó recientemente que Carlyle ha puesto a la venta la compañía por un precio de salida de 300 millones de euros. Esta operación está en manos de de ING y Rothschild.

Carlyle atesora el 81,6% de la firma cárnica y el resto se reparte entre dos asesores externos y algunos directivos. Estos últimos han suscrito 225,49 participaciones preferentes, que les permitirán cobrar un dividendo de 1,9 millones más un 12% por cada año de demora.

Cinco Días recoge que Palacios no podrá distribuir dividendos hasta que no realice este pago. También podrán vender su participación al futuro comprador de Palacios por el mismo precio que se embolse Carlyle.

20.000 millones

The Carlyle Group es un gestor global de activos alternativos con más de 200.000 millones de dólares bajo gestión a través de más de 300 vehículos de inversión y con presencia en todo el mundo y en casi todos los sectores de actividad económica.

Habitualmente este tipo de gestores permanecen durante un tiempo en las compañías que adquieren para luego intentar venderlas por una cifra superior tras poner en marcha planes de expansión.

Carlyle, asociado con el fondo Mercapital, desembarcó en la región en el año 2007 con la compra de la empresa de alojamiento y registro de dominios de Internet Arsys, que luego vendió seis años después.

Hace cuatro años se hizo también con la propiedad del Grupo Palacios Alimentación, en expansión desde entonces en España con otros cuatro centros de producción en Madrid, Navarra y Asturias y otro más en EEUU, con Elore Holdings. Este tipo de vehículos inversores, que trabajan con fondos privados, públicos e incluso de pensiones, suelen buscar entre sus objetivos empresas familiares con discrepancias en la gestión entre los descendientes de las diferentes generaciones.

«Va a ser la tercera vez que salimos a la venta, ya que cuando estos fondos doblan la facturación, suelen volver a vender», contextualiza la presidenta del comité de empresa.