El impuesto de actos jurídicos es el doble en La Rioja que en Navarra o País Vasco

El impuesto de actos jurídicos es el doble en La Rioja que en Navarra o País Vasco

El polémico impuesto que ha regulado hoy el Consejo de Ministros varía por comunidades: en La Rioja es el 1%, en Navarra y País Vasco el 0,5%

LA RIOJALogroño

El ya famoso impuesto de actos jurídicos documentados (AJD), que hoy ha regulado el Consejo de Ministros tras la polémica sentencia del Supremo, es el que grava la escritura notarial necesaria para la constitución de una hipoteca y su cuota oscila entre el 0,5 % y el 1,5 % del valor del importe concedido.

El impuesto es distinto según la comunidad autónoma en la que se formaliza el préstamo. Así, en La Rioja es del 1%, mientras que en Navara o País Vasco es del 0,5% en función de la región en la que se formaliza el préstamo.

Así, por ejemplo, por una hipoteca de 200.000 euros formalizada en La Rioja el AJD será de 2.000 euros, mientras que en Navarra o País Vasco sería de 1.000 euros. Eso sí, en Aragón o Castilla León el gravamen sería mayor: 3.000 euros, puesto que esas comunidades son algunas de las que aplican el tipo máximo, del 1,5%.

Según algunos expertos en reclamaciones bancarias, este impuesto es, con diferencia, el que supone una mayor cuantía en la firma de una hipoteca, ya que puede superar a todos los demás gastos de esa hipoteca juntos.

En concreto, el impuesto supone el 70 % de los gastos de constitución de una hipoteca, que también engloban el coste de notaría, registro, tasación y gestoría.

El AJD está regulado por el Real Decreto Legislativo 1/1993, de 24 de septiembre, por el que se aprueba el texto refundido de la Ley del Impuesto sobre Transmisiones Patrimoniales y Actos Jurídicos Documentados.

Dicho real decreto impone un gravamen a los actos jurídicos de documentos notariales, mercantiles y administrativos.

AJD es un impuesto que cobra la Administración Pública y que actualmente lo recaudan las comunidades autónomas, ya que tienen transferidas las competencias de este tipo de tributos.

La cantidad depende del importe de la hipoteca pero, sobre todo, de la comunidad autónoma en la que se realiza la operación.

Las comunidades que aplican un mayor gravamen, del 1,5 %, son Andalucía, Aragón, Comunidad Valenciana, Castilla y León, Cataluña, Galicia y Murcia; con el 1,25 % figura Castilla-La Mancha, y con el 1,2 %, Asturias, Baleares y Extremadura.

Canarias, Cantabria y La Rioja aplican un 1 %, y por debajo de esta tasa, Madrid, con el 0,75 % y Ceuta, Melilla, Navarra y el País Vasco, con el 0,50 %.

Según algunos expertos en reclamaciones bancarias, este impuesto es, con diferencia, el que supone una mayor cuantía en la firma de una hipoteca, ya que puede superar a todos los demás gastos de esa hipoteca juntos.

En concreto, el impuesto supone el 70 % de los gastos de constitución de una hipoteca, que también engloban el coste de notaría, registro, tasación y gestoría.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos