La UR implanta un programa para mejorar la movilidad internacional de los estudiantes

Bienvenida de los alumnos extranjeros en el campus de la UR./Juan Marín
Bienvenida de los alumnos extranjeros en el campus de la UR. / Juan Marín

Estudiantes de la Universidad de La Rioja que participen como apoyo a los estudiantes extranjeros contarán con el reconocimiento de hasta dos créditos

LA RIOJA

La Universidad de La Rioja (UR) y el Consejo de Estudiantes han puesto en marcha un nuevo programa para mejorar la movilidad internacional de los estudiantes, preferentemente de grado, máster o doctorado y con conocimiento de idiomas e inquietud por conocer a otras personas y culturas.

La vicerrectora de Responsabilidad Social, María Pilar Agustín; y el presidente del Consejo de Estudiantes de la UR, David Peso, han presentado hoy el «Buddy Program», una iniciativa que pretende ayudar a los estudiantes extranjeros que participen en programas de intercambio tipo Erasmus a integrarse social y académicamente en la universidad y en Logroño, según recoge en una nota.

De carácter voluntario, se extenderá a lo largo de cada semestre académico y recompensará a los estudiantes de la Universidad de La Rioja que participen como buddies con el reconocimiento de hasta dos créditos.

Así, los estudiantes extranjeros que realicen una estancia en la Universidad de La Rioja contarán con el apoyo de los «buddies», que actuarán como sus padrinos en tareas como la recepción a su llegada, la búsqueda de alojamiento o el desplazamiento en la ciudad y gestiones administrativas, entre otras cuestiones.

Este programa se completa con las actividades del «Spring» y el «Fall International Program», impulsados conjuntamente por la Oficina de Relaciones Internacionales y Responsabilidad Social y por el Consejo de Estudiantes de la Universidad de La Rioja.

Agustín ha considerado que «la experiencia en una universidad extranjera es una etapa de crecimiento personal, pero también de incertidumbres», por lo que, con el «Buddy Program», la Universidad de La Rioja pretende hacer que dicha experiencia sea «gratificante y provechosa», mediante el acercamiento de los estudiantes extranjeros y de la UR.

«Es una oportunidad de internacionalización en casa tanto a nivel lingüístico como personal y un ejercicio de responsabilidad y maduración; un programa beneficioso para ambas partes», ha destacado.