la Iglesia riojana busca reunir a 8.000 personas de toda la comunidad