«La homeopatía, en el mejor de los casos, es inocua, pero es un engaño, un fraude»

Javier García Martínez, ayer, en la UR. :: justo rodríguez/
Javier García Martínez, ayer, en la UR. :: justo rodríguez

«Muchas de las sustancias más peligrosas del mundo son naturales y nada ha salvado más vidas que, por ejemplo, la cloración del agua», recalca el científico riojano

Carmen Nevot
CARMEN NEVOTLogroño

Javier García Martínez (Logroño 1973), suma premio tras premio. Uno de los últimos: el reconocimiento como mejor emprendedor de Estados Unidos en el sector químico de la Sociedad Americana de Química. Un nuevo hito para este científico, catedrático de Química Inorgánica de la Universidad de Alicante y director del Laboratorio de Nanotecnología Molecular del mismo campus, que ayer recaló en la capital riojana para ser profeta en su tierra y participar en la Universidad de La Rioja (UR) en la sesión inaugural de la VII Escuela de Verano sobre Historia de la Química, centrada, en esta ocasión, en las comunidades científicas.

- ¿Cuál es el papel de las comunidades científicas?

- Esta escuela de verano es el principal encuentro de Historia de la Química que hay en España. Desde el 2006 nos reunimos en Logroño los mayores especialistas en esta materia y este año lo dedicamos a las sociedades científicas y al año internacional de la tabla periódica que, junto al centenario de la Unión Internacional de Química, se celebra en el 2019. Se trata de una conmemoración relevante para La Rioja por su relación con el descubrimiento del wolframio, que fue puesto en la tabla periódica por los hermanos D'Elhuyar. Es una ocasión excepcional para que La Rioja hable de cómo ha contribuido a la construcción de uno de los grandes descubrimientos de la ciencia y que hable de las grandes contribuciones que se hacen desde esta región a la ciencia. Los últimos meses han aparecido varias noticias de grandes descubrimientos que se han hecho en la UR. Un campus que supuso el empujón definitivo para que en esta comunidad se apueste por el conocimiento, por una economía más diversificada y por formar y retener al mejor talento aquí.

- ¿Se demoniza la química?

- Se tiende a ignorar y desconocer. La quimiofobia es un síntoma de desconocimiento. Los que somos especialistas en química raramente tenemos esta aversión a ella. Por un lado, es consecuencia de toda una campaña publicitaria que confunde lo natural con lo sano y es todo lo contrario. Muchas de las sustancias más peligrosas y de los venenos más comunes son naturales, los gérmenes que son la causa de las enfermedades son naturales y nada ha salvado más vidas que la cloración del agua, la higienización de espacios y alimentos, las vacunas y los medicamentos. Es la ciencia, la tecnología, el esfuerzo de tantas personas que han hecho descubrimientos importantes lo que nos ha permitido, por ejemplo, doblar la esperanza de vida en España en los últimos cien años.

- El vino es química... y estamos en Rioja.

- Todo en el vino es química. Los enólogos, las personas que trabajan en las bodegas saben que la fermentación de los azúcares del mosto es una reacción química y que lo que cuidan muy bien es que esa reacción se produzca bien, de forma controlada. En la actualidad, esas campañas que insisten en productos libres de química venden imposibles porque las sustancias que componen ese alimento o ese cosmético son química.

- ¿Cuál debe ser el papel futuro de la UR para seguir defendiendo los beneficios de la química?

- La UR es la de todos los riojanos, donde se forman nuestros jóvenes, se hace la mayoría de la investigación y ahora, 26 años después de su fundación, es un gran logro que tenga autonomía e independencia y que tengamos el destino de nuestra formación universitaria en nuestras manos. La mejor forma de explicar el papel futuro es pensar qué ocurriría si La Rioja no tuviera universidad. Sería abrir la puerta a la pérdida del talento, los mejores estudiantes tendrían que irse fuera.

-¿Debemos huir de la homeopatía? ¿Venden humo?

- Es peor que humo. La homeopatía vende soluciones fáciles a problemas difíciles y eso es un problema muy grave porque, en el mejor de los casos es inocua, pero, en el peor, nos incita a abandonar los tratamientos de la medicina tradicional por soluciones más fáciles. Es cierto que algunas medicinas tienen efectos secundarios para enfermedades como el cáncer y sería ideal que beber agua o tomar una infusión nos curara de las grandes enfermedades, pero no es el caso. Todos preferimos una mentira que nos reconforte a una verdad exigente y la ciencia es una verdad exigente. Además, hay todo un negocio de empresas que prometen soluciones a problemas muy graves. La homeopatía, en el mejor de los casos, es inocua, es un engaño, es una mentira, es un fraude. Lo que hay que hacer es investigar, trabajar y esforzarnos, lo que hacemos los científicos, que es sacrificar toda nuestra vida para buscar soluciones a problemas graves.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos