Un hombre intenta matar a su mujer en su casa de Cenicero en la que estaban sus 4 hijos

Dos agentes de la Guardia Civil controlan el acceso al interior del edificio donde tuvo lugar el ataque. / S. TERCERO

La víctima recibió dos impactos de bala, en un hombro y en una muñeca, y se recupera en el Hospital San Pedro tras ser intervenida ayer

Luis J. Ruiz
LUIS J. RUIZLogroño

Los dos disparos que se escucharon hacia las 8 de la mañana de ayer en Cenicero hicieron saltar todas las alarmas. Procedía del interior de la vivienda del número 19 de la calle Gregoria Artacho, a escasos 300 metros del centro del municipio y junto a la residencia de mayores de la localidad. En el viejo edificio, de dos plantas de altura y con el paso del tiempo marcado en su fachada, reside una familia formada por un matrimonio y sus cuatro hijos, uno mayor de edad y los otros tres «bastante más pequeños», confirmaba el alcalde de la localidad, Pedro María Frías. Ese fue el escenario del último ataque de violencia de género registrado en la región.

Según los escasos datos que han trascendido, el marido, vecino de la localidad y nacido en 1974 (43 años de edad), disparó con una escopeta en dos ocasiones contra su esposa en el interior de la vivienda, en donde también se encontraban los cuatro hijos del matrimonio. La víctima, de 38 años de edad, según informaron los servicios de emergencia que le trasladaron hasta el Hospital San Pedro de Logroño, recibió un impacto en un hombro y otro en la muñeca del brazo contrario. En el centro Hospitalario fue intervenida quirúrgicamente de al menos una fractura en el antebrazo. Su estado no revestía gravedad. En estos momentos, la mujer permanece ingresada en la Unidad de Ciudados Intensivos, aunque no se teme por su vida. Poe su parte, el agresor fue ingresado en la unidad penitencial del San Pedro pero ha sido trasladado ya a la unidad de psiquiatría.

Editorial

Tras disparar a su mujer, el agresor se dio a la fuga en una furgoneta y se activó un dispositivo de búsqueda en el que se alertó a todos los cuerpos policiales de la región, a los que se les facilitó un retrato y la matrícula del vehículo en el que huyó. Tras ser detectado en Miranda de Ebro, regresó a Cenicero y se entregó a los agentes de la Guardia Civil. Pasadas las 9 horas ya estaba detenido en el cuartel de la Benemérita de la localidad riojalteña. No constan denuncias previas por violencia de género.

Durante casi tres horas, un equipo de la Policía Judicial de la Guardia Civil registró la vivienda y concentró buena parte de sus trabajos en la planta baja del edificio, en las proximidades de la puerta de acceso, en donde presuntamente tuvo lugar la agresión machista. De manera paralela, los agentes del puesto de Cenicero reclamaban la colaboración de su familia para intentar localizar el lugar en el que el detenido podría guardar más cartuchos u otras armas.

Pedro María Frías, alcalde de Cenicero, lamentaba el caso de violencia de género al tiempo que confirmaba que se trata de una familia «muy arraigada e integrada en la localidad» y que nunca había planteado problemas de convivencia. De igual manera, apuntaba que el agresor «se dedicaba a la recogida de chatarra» si bien «en los últimos meses había dejado la actividad al estar muy enfermo», sin concretar más datos.

Condena y concentración

El Gobierno de La Rioja, en una nota de prensa, condenó «de forma contundente la agresión machista», expresó «su apoyo a la víctima y a su familia» y además de confiar en su pronta recuperación subrayó su «compromiso total y absoluto en seguir trabajando, sin escatimar esfuerzos y de forma coordinada, para la erradicación total de la violencia de género». El PSOE, por la misma vía, también condenó la agresión al tiempo que apuntó «la necesidad de reforzar las medidas para erradicar la violencia machista».

Por su parte, la Plataforma 8 de Marzo ha convocado para esta mañana una concentración en contra de la violencia de género para denunciar «las agresiones machistas» y trasladar «apoyo a las víctimas de esta lacra». Una portavoz de la Plataforma ha leído un comunicado en el que «la Plataforma ha manifestado el rechazo contra las agresiones machistas hacia las mujeres». La Plataforma ha hecho un llamamiento a la sociedad, en su conjunto, para «arrancar el compromiso de todas las administraciones para la puesta en marcha del Pacto de Estado contra la Violencia de Género, sin complejos ni titubeos». «Es el Estado -ha precisado- el responsable de defender los derechos de la ciudadanía y erradicar la violencia machista en todas sus formas».

También ha habido una concentración en Cenicero a la que han acudido unas 200 personas. Tras ella, el alcalde del municipio, Pedro Frías, ha indicado que el agresor sufría «esquizofrenia» y trastornos de bipolaridad, ha informado Efe.

Frías, quien tras ocurrir ayer el suceso se puso en contacto con los familiares de la víctima, y le transmitieron los problemas mentales del presunto agresor, ha precisado que ha sido el predicador de la Iglesia Evangélica, a la que pertenece la pareja y sus familias, quien en la concentración ha hecho público hoy que sufría «esquizofrenia» y trastornos de bipolaridad.

Durante la concentración, se ha guardado un minuto de silencio, que ha estado precedido por unas palabras del alcalde, en contra de la «violencia de género», y en las que también ha arropado a las familias del agresor y la víctima, que son «muy queridas en esta localidad», ha precisado. Su palabras también han transmitido el mensaje de que «Cenicero está en contra de la violencia de género, venga de donde venga», en la importancia de denunciar estos casos, en que la Policía «arrope a los denunciantes» y que se incida en la educación pedagógica, desde corta edad, ha indicado.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos