La homeopatía, en el punto de mira

Componentes y preparación de algunos productos homeopáticos.:: bernardo corral/
Componentes y preparación de algunos productos homeopáticos.:: bernardo corral

El registro de 2.008 productos homeopáticos (y la restricción del resto) fijado por Sanidad vuelve a situar en el punto de mira una práctica tan cuestionada como popular. En La Rioja, la mayoría de las voces implicadas aplauden la medida, aunque con perspectivas dispares

Teri Sáenz
TERI SÁENZLogroño

El Boletín Oficial del Estado ha publicado esta semana un listado con 2.008 productos homeopáticos contenidos en el registro preliminar abierto por el Ministerio de Sanidad. La relación tiene una trascendencia mayúscula, ya que se anuncia como un primer y crucial paso para arrojar luz sobre un mercado dominado históricamente por las dudas respecto a qué referencias del aluvión que ahora se oferta merecen una validación. La consecuencia inmediata de la resolución firmada por la Agencia Española de Medicamentos y Productos Sanitarios (AEMPS) es la retirada de las farmacias de todos aquellos productos que los laboratorios no han solicitado incluir en la lista oficial y cuyo número es incierto, ya que los formatos originales pueden derivar en infinidad de diluciones y presentaciones distintas. La variedad es tal que sólo se hace posible manejar estimaciones. La propia AEMPS calculaba hace años la existencia de unos 6.000 productos que derivaban en unos 19.000 preparados. En el 2013, un informe encargado por la entonces ministra del ramo, Ana Mato, rebajaba la cifra a aproximadamente 14.000.

Más

Más allá de esa nebulosa estadística, la relación recogida por el BOE resucita la polémica entre detractores y defensores de una disciplina creada a finales del siglo XVII por el alemán Samuel Hahnemann y que, básicamente, se sustenta en ayudar al cuerpo a curarse ofreciéndole en dosis extremadamente bajas tras sucesivas diluciones la sustancia que alteró su salud. La Rioja tampoco queda ausente del debate. Por el contrario, la novedad agudiza el argumentario de las partes enfrentadas que, en esencia y desde perspectivas antagónicas, comparten la satisfacción por contar por fin con un listado al que aunque todavía le resta un largo recorrido administrativo limitará el actual espectro.

El Colegio Oficial de Médicos de La Rioja califica como «tardía pero muy importante» la decisión adoptada ahora por Sanidad. El vicepresidente primero de la entidad, Ángel Brea, entiende que el hecho de que sea la Agencia Española de Medicamentos quien fije qué referencias pueden ser dispensadas públicamente supone una garantía de seguridad para el paciente de la cual se adolece hasta ahora. «Estos productos deberán así someterse a análisis rigurosos, con criterios científicos y protocolos estandarizados que exigen años para comprobar sus efectos e incluso controles posteriores sobre virtuales efectos adversos», recapitula para expresar la oposición de la entidad colegial a la homeopatía. «Rechazamos cualquier práctica no validada científicamente, y ésta no lo está», resume negando incluso que pueda calificarse de medicina alternativa y juzgando inválido el cliché de que esta disciplina es inocua. «¿Qué pruebas hay de que los productos homeopáticos no hacen daño?», se pregunta para concluir: «A la ciencia le ha costado mucho a lo largo de la historia superar creencias y supersticiones, y no podemos retroceder».

Para Brea, la postura del Colegio se reafirma en que, a diferencia de entidades homólogas en otros territorios, en La Rioja no existe una sección propia de homeopatía. Lo que sí alberga son colegiados que practican esta disciplina. «Es una opción que legalmente no está prohibida», explica para indicar que en este punto se vela porque todo el colectivo respete el código deontológico que obliga a los profesionales a ofrecer una información veraz y adecuada a sus pacientes, además de asumir las responsabilidades jurídicas y legales de su actuación.

«Ha costado mucho a lo largo de la historia superar las supersticiones y no podemos retroceder» Ángel Brea Colegio Oficial de Médicos

«Las farmacias cumplirán, como siempre han hecho, lo que marque la normativa vigente en cada momento» Mario Domínguez Colegio Oficial de Farmacéuticos

¿Desconocimiento?

No es fácil contar con la opinión de los homeópatas riojanos. Varios de los consultados han declinado pronunciarse -«hay una campaña atroz contra nosotros», se excusan- aunque no así Milagros Espinosa, que con treinta años de ejercicio en Logroño valora muy positivamente la resolución de la AEMPS. «Ofrece un marco de seguridad para profesionales sanitarios y pacientes y, además, supone un avance para que España adecue su normativa a la del resto de los estados de la UE», razona lanzando un mensaje de tranquilidad a los usuarios en tanto que el listado publicado «cubre sobradamente las necesidades terapéuticas». Para Espinosa, el auténtico mal es el desconocimiento de los grupos de presión contrarios la homeopatía. «Es una terapia más dentro de la medicina y constituye una herramienta adicional al alcance de profesionales, médicos y farmacéuticos para tratar a las personas», la define para ensalzar «la seriedad» de la mayoría de los facultativos del ramo que en España suman según sus datos cerca de 10.000. «Somos tan rigurosos como los que emplean la medicina convencional», defiende para insistir en que se trata de una terapia «complementaria o integradora, pero no excluyente» y rebelarse contra las críticas sobre la carencia de una base científica. «Ese mantra no es real», prologa para remitir a múltiples investigaciones que, afirma, constatan que los medicamentos homeopáticos tienen efectos específicos y confirman su interés para la salud pública. «Basta con echar un vistazo a la base de datos Pubmed para comprobar que existen más de 6.500 estudios científicos sobre homeopatía», aconseja. «Y de todos ellos, 279 corresponden a ensayos clínicos, el tipo de estudio que con mayor fiabilidad discrimina el efecto de un principio activo por encima del placebo», agrega al tiempo que aporta el «altísimo» nivel de satisfacción de los pacientes, la legalidad vigente o el hecho de que en algunos países europeos como Francia o Suiza la homeopatía esté integrada dentro de los servicios públicos de salud. Un catálogo al que incorpora la «formación constante» a la que según indica se someten los auténticos especialistas frente al intrusismo profesional. «Somos los primeros interesados en la regulación para evitar muchas de las noticias de malas praxis que aparecen en los medios», concluye.

«No existe evidencia científica que avale que lo similar cura lo similar; la homeopatía no funciona» Héctor Busto Universidad de La Rioja

«Es una terapéutica más dentro de la medicina y una herramienta al alcance de los profesionales sanitarios» Milagros Espinosa Médico homeópata

La memoria del agua

Desde el ámbito científico, Héctor Busto rebate el discurso de Espinosa y se pronuncia de forma contundente: la homeopatía no funciona. «Se trata de la dilución de un supuesto principio activo hasta el extremo de no dejar ni una sola molécula del mismo en la píldora que llega al consumidor», comienza arguyendo el profesor titular de Química Orgánica de la Universidad de La Rioja. «Partiendo ya de la errónea base de que lo similar cura lo similar, hace más de 200 años se introdujo la idea que aquello que produce un determinado efecto, en cantidades infinitesimales, podía paliar enfermedades que producían estos síntomas (...) pero esto no tiene ninguna base científica, como tampoco hay evidencia científica que avale que algún producto pueda actuar sin que haya ni una sola molécula de principio activo». «Ante ello se invoca lo que los defensores de la homeopatía llaman memoria del agua», prosigue al indicar que «el agua es básica para la actuación de diversos fármacos, como por cierto se ha estudiado muy bien en nuestro grupo de investigación de la UR, pero ausente de principio activo no guarda ningún recuerdo de las moléculas que estuvieron en su presencia».

Busto cree significativo que de los 2.008 productos presentados en el listado del BOE sólo 12 hayan sido inscritos para pasar controles de utilidad terapéutica. «Al acabar el proceso, los demás irán con la etiqueta de carecer de indicación terapéutica, y la docena restante tampoco pasará los múltiples controles de eficacia al que se someten, por ejemplo, los antibióticos, y que duran entre 15 y 20 años». Sobre esa certeza, el académico concluye que «la homeopatía no tiene más efecto que el que pueda tener un caramelo, un placebo, y como tal debería ser considerada a todos los efectos».

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos