UNA HERIDA ABIERTA

Integrantes de la Plataforma en Defensa de la Sanidad Pública, en la presentación de la manifestación que convocaron en febrero. /  S. TERCERO
Integrantes de la Plataforma en Defensa de la Sanidad Pública, en la presentación de la manifestación que convocaron en febrero. / S. TERCERO

Martín se reafirma en la carta donde censura el «uso partidista» de asociaciones que cuestionan la gestión de la sanidad pública, desatando un cruce de críticas políticas

TERI SÁENZ LOGROÑO.

«Voy a seguir defendiendo con uñas y dientes nuestra sanidad y toda la gestión y el esfuerzo que se están haciendo desde hace muchos años». Con estas palabras respondió ayer la titular de Salud a la catarata de reproches vertidos desde la esfera política al trascender la misiva remitida a los alcaldes de La Rioja donde, como réplica al informe con los mismos destinatarios en el cual la Plataforma en defensa por la sanidad pública cuestiona la gestión del Gobierno regional, María Martín denuncia una «campaña» para denostar al Ejecutivo y el «uso partidista» de movimientos no afines a los populares. Y todo, con las elecciones como telón de fondo. «No ataco a nadie», respondió la también secretaria general del PP a preguntas de la prensa. «Lo único que hago -arguyó- es poner a disposición de los ayuntamientos que han recibido la carta que denosta la sanidad riojana toda la información que demuestra con datos que nuestro sistema es de los mejores de España y, por tanto, del mundo», remachó.

El primero en censurar la actuación de Martín fue el PSOE, que le exigió una rectificación de inmediato. «Ha debido perder el norte para usar un recurso público del Gobierno de La Rioja, con su membrete oficial, para atacar a plataformas ciudadanas que defienden nuestra sanidad para paliar los desdenes de la Consejería», opinó el secretario del ramo de los socialistas, Raúl Juárez. «Esos movimientos que Martín tacha de políticos con una frivolidad gratuita están integrados en muchos casos por profesionales que quieren que la sanidad mejore y sea de calidad, algo que ella no logra», abundó para, en la 'batalla' de realidades que deriva la cuestión, destacar el uso de ambulancias de Rioja Salud para eventos privados, la carencia de recursos en las comarcas de Arnedo o Nájera, las dificultades de miles de riojanos para pagar sus medicinas por el copago impuesto por el PP o la reiteración de despidos nulos por parte del TSJR de trabajadores de la Fundación Hospital de Calahorra.

En sintonía con esas apreciaciones, Podemos juzgó «inadmisible» la carta rubricada por Martín. «Ha utilizado la Consejería para hacer política partidista y mostrar su desprecio absoluto hacia los movimientos sociales críticos con su gestión», sostiene la formación morada en un comunicado donde acusa a la consejera de «actuar como dirigente político en vez de responsable de un servicio público fundamental».

Frente a esas críticas, el PP hizo una defensa a ultranza tanto de Martín como del sistema riojano de salud y su gestión, denunciando la «simbiosis y unidad de acción entre el PSOE y las autoproclamadas plataformas ciudadanas». Movimientos que en algunos casos, según los populares, están encabezados por portavoces que «trasladan mensajes falsos, evidenciando que persiguen fines políticos y no sanitarios».

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos