La Guardia Civil no descarta ninguna línea de investigación en la muerte de la bebé

La bebé fallecida se precipitó desde la terraza de la tercera planta del edificio de la imagen. :: m.herreros/
La bebé fallecida se precipitó desde la terraza de la tercera planta del edificio de la imagen. :: m.herreros

La hipótesis que gana fuerza entre los investigadores apunta hacia la posibilidad de que la niña cayera de forma accidental

LUIS J. RUIZ LOGROÑO.

Menos de 24 horas después de que una bebé de 9 meses se precipitara desde la tercera planta de un edificio de Lardero y perdiera la vida, la Policía Judicial de la Guardia Civil mantenía en la jornada de ayer todas las líneas de investigación abiertas. Así, durante la concatenación de interrogatorios en la comandancia de Logroño -además de la madre de la fallecida (V.) y de su expareja (A., en cuyo domicilio tuvo lugar el accidente) ha testificado al menos uno de los vecinos de Lardero que estaba en el bar junto al que cayó la menor- los investigadores han barajado tanto la hipótesis de que el fatal desenlace fuera fruto de un trágico accidente como la que apuntaría hacia una caída provocada por una tercera persona. En el momento del suceso, además de V., A. y la bebé (fruto de una relación posterior de la madre) estaban los dos hijos que compartían, una niña de 11 años y un niño de 7.

En todo caso, y según apuntan fuentes próximas a la investigación a Diario LA RIOJA, gana peso la primera de las líneas de trabajo, la que apunta hacia el fallecimiento como resultado de un accidente. Esa hipótesis la refuerza el hecho de que, hasta el momento, no se hayan registrado detenciones. Ayer estaba programada la autopsia del cadáver en el Instituto De Medicina Legal.

La del accidente también fue la versión que, citando a la propia madre de la fallecida, ofreció la madre de su exmarido. Según explicó a los medios de comunicación presentes en el lugar de los hechos, V. habría llamado instantes después de que la bebé se precipitara al vacío a su excuñada asegurándole que se le había caído desde el balcón.

En la jornada de ayer estaba previsto que se realizara la autopsia al cadáver de la bebé

Esa tercera planta fue el foco de todas las miradas en la jornada de ayer en Lardero. Casi de manera inconsciente, quienes transitaron por la confluencia de las calles Menéndez Pelayo y González Gallarza de Lardero levantaban la vista para intentar comprender cómo la bebé, de tan sólo 9 meses, pudo precipitarse desde el balcón de la vivienda de la expareja de su madre.

Entre quienes miraron hacia arriba estaba Félix Blanco, uno de los primeros en atender a la menor y quien llamó a los servicios de emergencia. «Cuando vi a la niña en el suelo me recordó al niño inmigrante [a Aylan Kurdi] que murió ahogado en una playa en su intento de viajar a Europa. Respiró un par de veces pero en ese mismo momento dejó de moverse», recordaba. «La madre gritaba 'Dios mío levántemela, Dios mío levántemela'. Le tuve que sujetar cuando bajó para que no moviera a la menor», explicaba aún afectado por los hechos de la tarde del jueves.

 

Fotos

Vídeos