Grupo Rioja: «Para no crecer en rendimiento hay que hacerlo en superficie»

Las organizaciones agrarias firmantes defienden el acuerdo como el «mejor posible» frente a la alternativa de la liberalizacion

A.GIL LOGROÑO.

Pese a que inicialmente el Grupo Rioja, la organización bodeguera dominante con el 79% de los votos de la rama comercial y necesaria para cualquier acuerdo contra la liberalización, estaba sola en su propuesta de nuevas plantaciones, al final encontró el apoyo de varias organizaciones tras rebajar sus pretensiones.

Íñigo Torres, gerente del Grupo Rioja, destaca en este sentido que «no ha sido fácil pero estamos convencidos de que es un buen acuerdo para el conjunto de la Denominación de Origen». Torres sostiene que «garantiza el crecimiento ordenado, que era lo que quería el Grupo Rioja, con la idea de aumentar en superficie para no seguir haciéndolo en rendimiento, ya que va en detrimento de la calidad de las producciones». «La caída de ventas es coyuntural -insiste- y hay que pensar a medio y largo plazo; al final, las nuevas plantaciones no estarán en producción hasta 2025 y tenemos que pensar en hacer la mejor calidad posible». En este sentido, destaca también el compromiso asumido por los firmantes de «estudiar los suelos para evitar que se plante el nuevo viñedo en aquellos menos aptos para el cultivo de la vid».

Los productores

En el lado de los productores, Fernando Ezquerro, presidente de la Federación de Cooperativas de La Rioja (Fecoar), explica que «seguimos pensando que lo mejor hubiera sido esperar a ver la evolución de las ventas para tomar la decisión de plantar, pero el acuerdo era imprescindible». «Hemos arañado lo que hemos podido -continua-, pero Grupo tenía la sartén por el mango y la otra opción era la liberalización, así que vamos a quedarnos con lo bueno que es que las nuevas hectáreas se repartirán socialmente».

Por su parte, José Antonio Torrecilla, vocal de ARAG-Asaja, señala que tampoco «es el acuerdo que nos gustaba, pero había que cerrar la puerta a la liberalización y, especialmente, a las replantaciones». «Vamos a crecer en superficie -añade-, pero lo haremos en una cantidad cierta y, sin pacto, abríamos un escenario totalmente incierto». Torrecilla incide también en que el documento garantiza que los repartos de nuevas plantaciones tengan un carácter social, con la rebaja de la superficie máxime admisible a una hectárea: «Se trabajaron muchas horas para cambiar el real decreto y no apoyar este acuerdo, además de enfrentarse a la liberalización, hubiera supuesto también renunciar a estas mejoras».

La Unión de Agricultores y Ganaderos de La Rioja (UAGR) califica por su parte de «prudente» la limitación de nuevas plantaciones acordadas e insiste en que «el aumento moderado de la masa vegetal no desequilibrará el sector, ya que supondrá producir entre 3 y 4 millones de kilos al año, mientras que elevar rendimientos un 10% como esta campaña supone más de 40 millones de kilos».

La UAGR destaca además que «los nuevos criterios de reparto harán que por fin las viñas vayan prioritariamente a jóvenes agricultores con explotaciones inferiores a 10,76 hectáreas».

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos