El granizo dejó un millar de partes por daños y destrozos en vehículos y hogares en Logroño

1/
1

Lunas rotas y chapas abolladas, persianas y toldos agujereados, y bajos anegados y filtraciones copan las reclamaciones

Javier Campos
JAVIER CAMPOSLogroño

Mucha lluvia, granizo y viento.... y no pocos daños. Daños que aún se cuantifican y de los que Logroño se recupera poco a poco. Los efectos de la tormenta de la tarde-noche del domingo, una granizada que tardará en olvidarse entre los vecinos de la capital de La Rioja, todavía perduran. Cerca de veinte litros por metro cuadrado, rachas de viento superiores a los 90 kilómetros por hora, caída térmica de 12 grados... y todo ello en un corto período de tiempo, según registró Meteosojuela, que provocaron casi un centenar de intervenciones en los distintos barrios logroñeses.

Sin tener que lamentar daños personales, eso sí, aunque se registró el rescate de una pareja -un varón de 37 años y una mujer de 29 residentes en Logroño- atrapada en su vehículo en la vía verde que une Fuenmayor con El Cortijo, que a su vez avisaron de la existencia de un vehículo sumergido parcialmente en el Ebro -abandonado por un conductor ante el riesgo de ser arrastrado por el agua y posteriormente localizado sano y salvo por la Guardia Civil-.

Una pareja rescatada en su vehículo y un conductor 'huido' ante el riesgo de ser arrastrado
Los servicios de emergencia rescataron a una pareja atrapada en su vehículo en la vía verde que une Fuenmayor con El Cortijo. Un conductor dejó su coche abandonado y semihundido en la misma zona por seguridad.
Cerca de un centenar de árboles, algunos arrancados, dañados en las zonas verdes de la capital
Fundamentalmente en parques y riberas y en menor medida en las calles de la ciudad, la tormenta se cebó con la masa vegetal urbana, que será revisada globalmente mañana miércoles a la espera de un diagnóstico más preciso.

El Ayuntamiento de Logroño adelantaba ayer el parte de daños materiales por «caídas de ramas, inundaciones y achiques de agua». Casi un centenar de actuaciones de Bomberos, Guardia Civil, Policía Local y Protección Civil, casi todas ellas causadas, según el SOS Rioja 112, por la gran acumulación de agua en las calles, vías, carreteras y algunos garajes y viviendas del casco urbano de Logroño, siendo afectadas muchas de las calles de la zona Oeste, Norte y Este.

Una pareja tuvo que ser rescatada en la vía verde del Ebro y un conductor dejó hundirse su coche

El granizo, el más dañino, se ha saldado con un millar de partes por daños y destrozos en vehículos y hogares logroñeses. Así lo estima Fernando Madorrán, presidente de la Asociación de Corredores de Seguros de La Rioja (Adecor), quien precisa que el plazo legal para la reclamación es de una semana y sólo entonces podrá hacerse un balance más preciso.

El sector del seguro recibió ayer ya un primer aluvión. «Mucho lío, sí», era el comentario más repetido tanto en aseguradoras como en talleres. «Nosotros hemos abierto solo esta mañana alrededor de 50 expedientes y teniendo en cuenta el número de oficinas fácilmente se habrán superado los mil casos», añadía. Desperfectos en vehículos, con rotura de lunas y abolladuras por el pedrisco -sobre todo en el techo-; en hogares, con cristales rotos y destrozos en toldos y persianas; y en zonas comunes de comunidades de propietarios y comercios y pabellones industriales, con inundaciones y filtraciones. El listado, en cualquier caso, sigue creciendo.

Carretera cortada

La tormenta, aunque generalizada por la totalidad del término municipal, se cebó con determinadas zonas. Una de las más afectadas, la carretera de Mendavia, permaneció ayer cortada al tráfico hasta el mediodía por riesgo de desprendimientos y riadas en la calzada. Anegada, incluso, en algunos puntos entre la rotonda del Puente de Piedra y el Polígono de Cantabria, según informaba la Administración local.

Desde que comenzaran los adversos fenómenos atmosféricos, añadieron, los servicios de emergencia han estado trabajando de manera constante y coordinada para establecer la normalidad «lo antes posible». Policía Local, Bomberos, servicios sanitarios y personal de la UTE Logroño Limpio participaron en las labores requeridas, en su mayoría a causa de problemas de circulación, cortes intermitentes de carreteras, retenciones, limpieza de ramas, atascos de sumideros, evacuaciones, inundaciones en garajes o locales...

Algunos tramos de la calle Norte, San Gregorio o Madre de Dios tuvieron que ser cortados de manera puntual en la noche del domingo, pero ayer ya estaban restablecidos. «La normalidad en la ciudad se está recuperando», aseguraban desde el Ayuntamiento.

Logroño despertaba cubierta por un manto de hojas y ramas caídas. Y es que las zonas verdes se llevaron la peor parte en lo que a la ciudad se refiere. Concretamente, y según el equipo de Gobierno, se han visto dañados cerca de un centenar de árboles, sobre todo pinos, tilos y chopos, fundamentalmente en parques y riberas, y en menor medida en las calles. Entre las zonas más afectadas: Madre de Dios, La Ribera y el centro de la capital riojana (Gran Vía o Casco Antiguo), aunque los daños materiales han sido generalizados y ayer era fácilmente comprobable.

En este sentido, mañana miércoles se realizará una revisión global de toda la masa vegetal urbana y las primeras previsiones apuntan a que puedan estar afectados más de 50 especies arbóreas y arbustos de todo el término municipal. Los servicios públicos se han movilizado generalizadamente desde todas las unidades, «priorizando siempre la seguridad».

Huertas arrasadas

La huerta logroñesa tampoco salió indemne a la 'descarga' caída del cielo. Varea y El Cortijo, especialmente el primero, registraron daños en sus tradicionales cultivos. El presidente de la asociación de vecinos de Varea, Jorge Hernández, explicaba que si ya el pedrisco hizo acto de presencia hace algunas semanas provocando cuantiosas pérdidas, «lo del domingo fue una masacre». «Ha quedado todo muy tocado, para el arrastre en algunos casos», concluía.

La alcaldesa de Logroño, Cuca Gamarra, por su parte, se refería ayer a esta situación destacando «que la tormenta fue de un carácter extraordinario siendo lo más importante que no haya habido que lamentar daños personales, si bien los materiales han sido derivados por afecciones en el viario público y arbolado».

Más

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos