Un gran salto de canguro

Rosa Martínez posa con un canguro de Morrison Park. :: R.M.C./
Rosa Martínez posa con un canguro de Morrison Park. :: R.M.C.

Rosa Martínez Carnero Logroñesa en Australia

DIEGO MARÍN A.

Llegó hace poco más de un mes a Sydney (Australia) «para estudiar inglés» llevada por la premisa de que «si no es con una inmersión total nunca se aprende realmente un idioma». Rosa Martínez tiene 37 años y es licenciada en Derecho. Aunque leonesa de nacimiento, reside habitualmente en Logroño. «La idea original era irme a Reino Unido o a California pero Australia es el lugar que más alternativas me ofrecía y que aunaba todos los requisitos para que mereciera la pena poner mi vida patas arriba», confiesa Rosa porque este traslado «ha sido un cambio muy drástico pero que ya está mereciendo la pena».

«Siempre he vivido en pequeñas ciudades y esto es enorme, aunque tiene un extraordinario transporte público y es muy sencillo moverte. ¡Aun no me he perdido!», celebra, pero también reconoce que «a veces genera un poco de agobio tanta gente en todas partes, la calle, el tren, los comercios... aunque ya forma parte de mi rutina diaria». Al margen de la distancia y el idioma, la mayor diferencia que encuentra Rosa en Australia con respecto a España «son los horarios de las comidas, no me acostumbro a comer a las 12 y cenar antes de las 7, ¡ni siquiera me acostumbro a la comida!».

Sydney, opina, «es una cuidad muy cara», aunque «lo más sorprendente es su multiculturalidad», sobre todo con muchos asiáticos (tailandeses, taiwaneses, japoneses, chinos...), ya que «prácticamente todos los negocios del centro están regentados por ellos». «La mayoría ya han nacido aquí, así que podría decir que el único verdadero australiano que conozco es mi profesor. Inevitablemente, las amistades que voy teniendo son japoneses, europeos y algún español», expone Rosa. Allí, al igual que en La Rioja, «tienen una buena cultura del vino, aunque, al final, lo que más nos gusta a todos es tomarnos unas cervezas». Lo dice ella, que pertenece a Las Locas que Corren y a los Beer Runners de Logroño.

Lo que más le gusta a Rosa «es conocer sitios nuevos cada día», por eso enumera que ha visitado ya «los barrios más conocidos de Sydney: Newtown, The Rocks, Surry Hills...», además de los lugares emblemáticos, «como la Opera House, el Harbour Bridge, Hyde Park, Darling Harbour, Lavender Bay...». «He hecho el Coastal Walk, he paseado por las rutas de las Blue Mountains y he pasado un día en el Morrison Park con los canguros», cuenta Rosa, para quien «Australia es una aventura cada día y valoro todo, lo que estoy aprendiendo y lo que me está enseñando estar lejos de todo lo que quiero».