«No creo en las casualidades»

Sanda Sáinz

El Gobierno sospecha que el incendio de Pradejón «fue intencionado» | Nagore: «Se le agotó el tiempo para desmantelar y, de repente, se quema»

Luis J. Ruiz
LUIS J. RUIZLogroño

El consejero de Agricultura del Gobierno de La Rioja, Iñigo Nagore, en el marco de una rueda de prensa en la que abordó la evolución de los incendios forestales en la región durante el año pasado, apuntó que el incendio que se registró en la madrugada del lunes en una planta de reciclaje ilegal (desde el año 2012) «ha podido ser provocado de forma intencionada».

Nagore apuntó que «el fuego está apagado y que se está investigando por parte de la Policía Judicial de la Guardia Civil [que cuenta con un equipo especializado en incendios]. Sospechamos que ha podido ser provocado de forma intencionada. ¿Por qué motivos? No sabemos».

«Sólo puedo decir que es una planta que no tenía autorización para operar desde el año 2012 y que ha estado cambiando de manos de forma periódica, por lo que ha sido imposible proceder a su cierre. Cada vez que lo intentábamos se producía un cambio de propiedad y, en ocasiones, con empresas que no estaban radicadas en La Rioja». En ese sentido, Nagore apuntó que el año pasado se registró el último cambio de titularidad y que se le instó a desmantelar la instalación que, recordó, «acoge residuos no peligrosos». «Se le agotó el tiempo hace poco y, de repente, se quema. Pocas veces creo en las casualidades», argumentó.

A expensas de lo que depare la investigación policial que está en curso (esta mañana agentes de la Guardia Civil han estado inspeccionando de nuevo la zona), Nagore recordó que el Ejecutivo regional continúa adelante con la tramitación de los expedientes sancionadores abiertos (con una sanción prevista de 45.000 euros). En concreto hizo referencia al que está abierto «contra la propietaria de esta instalación, que es Apuesta Inmobiliaria S.L., y que en caso de que no se desaloje y se desmantele llegará el momento de las multas coercitivas, que son prácticamente cada mes, hasta lograr el objetivo». En todo caso, asumió que si la propiedad insiste en no atender los requerimientos de su Consejería, «la administración tendrá que actuar de manera subsidiaria».

Cuestionado por los motivos por los que la planta de Pradejón, pese a carecer de autorización desde el 2012, no estaba clausurada, Nagore advirtió de la necesidad de completar la tramitación administrativa de un proceso que se ha encontrado durante estos años, con un problema adicional: la concatenación de diferentes propiedades. «No hemos conseguido localizar al propietario en cuestión y antes de cerrar la instalación hay que completar lo establecido en la legislación de residuos e instar a ello al propietario», explicó antes de recordar que cuando se localizaba a alguno de ellos tenían conocimiento de que había cambiado de dueños. «No podemos entrar en una instalación privada sin completar el expediente administrativo», completó. En todo caso aseguró que desde el 2012 se han instado expedientes sancionadores contra los diferentes propietarios que han figurado al frente de una instalación que «se inscribió como gestora para almacenamiento de residuos de construcción y demolición en el 2006, que amplió su actividad en el 2010 a residuos no peligrosos y a la que en el 2012 se le retiraron las autorizaciones, año en que teóricamente se tendría que haber paralizado la actividad en la planta».

El fuego se originó de madrugada en una planta de reciclaje y aunque el fue fue controlado con bastante rapidez, el humo negro que se generó tardó más de 10 horas en ser controlado.

Más información

Las sospechan nacen de la proximidad en el tiempo entre el incendio y el fin del plazo para desmantelar las instalaciones de la empresa. De momento se desconocen los motivos exactos pero la Policía Judicial está investigando el caso.

El recinto carecía de autorización para el almacenamiento y gestión de residuos desde el 2012, según informó ayer el Gobierno de La Rioja.

La Dirección General de Calidad Ambiental le retiró la licencia por la incorrecta gestión de los residuos. Durante este tiempo la instalación cambió cuatro veces de propietario y tuvo varios expedientes sancionadores. La Consejería de Agricultura, Ganadería y Medio Ambiente llegó a denunciar el asunto en la Fiscalía al considerar que se podía haber producido un delito medioambiental, pero la denuncia se archivó en el 2017.

Según indica el Gobierno regional, el propietario actual fue multado con 45.000 euros y tenía la obligación de presentar un plan de retirada de residuos (que finalizó la semana pasada) y entregarlos a un gestor autorizado. Medio Ambiente le sancionará de nuevo hasta que retire totalmente los restos almacenado cumpliendo los requisitos establecidos.

Las llamas alcanzaron los cuatro metros de altura y la enorme columna de humo negro se dirigía hacia Calahorra, San Adrián y Rincón de Soto. Se avisó a las autoridades de estas localidades, también de Azagra y Andosilla, que a su vez alertaron a la población para que extremase la precaución (sobre todo las personas con problemas respiratorios) con medidas como no abrir las ventanas. Algunos optaron por no salir de casa y los colegios no sacaron a los niños al patio en el recreo en Calahorra.

Según SOS Rioja, la planta acumulaba 6.000 metros cúbicos de residuos. Se quemaron cauchos (peligrosos por contener azufre), plásticos (cuya combustión libera numerosas sustancias tóxicas) y papel aluminizado. A las 15:10 horas de la tarde se dio por concluida la alerta.