El Gobierno de La Rioja retoma la negociación con los empleados públicos

El Ejecutivo mantiene el compromiso por reducir la jornada laboral para el 2020 y el pago íntegro de las bajas por enfermedad

LA RIOJA LOGROÑO.

El Gobierno de La Rioja retoma las negociaciones con los sindicatos para abordar la mejora de las condiciones de los empleados públicos. De esta manera, el próximo viernes se reunirá la Mesa General de Negociación en cuyo orden del día figura el debate de las medidas del II Acuerdo Nacional sobre el empleo público. Al hilo de este anuncio, la CSIF, como sindicato más representativo de las administraciones públicas, arremetió ayer contra el Ejecutivo regional al que acusó de ser el único responsable de la inoperancia, inactividad y dejadez en función pública, así como la falta de compromiso con los trabajadores públicos y sus representantes sindicales.

El Gobierno de La Rioja explicó ayer que ha iniciado el nuevo curso político con «un impulso de las negociaciones con los sindicatos para favorecer el diálogo y el entendimiento con el objetivo de mejorar la calidad del empleo público y sus condiciones laborales».

Por medio de una nota, aseguró que mantiene su compromiso por reducir la jornada laboral antes de que finalice el 2020 y ofrece el pago íntegro de las bajas por enfermedad con efectos a partir de la publicación del decreto que lo regule así.

La CSIF se queja de que los empleados públicos riojanos no pueden disfrutar de las 35 horas semanales

A ello, según indica, suma su compromiso de «flexibilizar los permisos de paternidad para que su equiparación con los de maternidad se produzca lo antes posible». A estas propuestas se unirá, a lo largo de septiembre, el calendario de reuniones para abordar la carrera profesional, la nueva oferta de empleo público, la modificación de la relación de puestos de trabajo y plantilla y los procesos de estabilización. Y, por último, recuerda que el pasado día 31, ya se reunió la Mesa Sectorial de Educación y está previsto que el próximo día 5 se reúna la de Administración General y el 11, la de Salud.

Por su parte, la CSIF señaló al Ejecutivo riojano, y más concretamente al titular de la Consejería de Administración Pública y a su directora general, como los «únicos y máximos» responsables de la «inoperancia, inactividad y dejadez» en la función pública.

«A pesar de los balances económicos que nos presenta el Gobierno regional, y de ser una de las pocas comunidades que se encuentran como cumplidoras del techo de gasto, -criticó el sindicato- los empleados públicos riojanos siguen sin poder disfrutar de la jornada de trabajo de 35 horas como sí disfrutan en otras comunidades peores datos económicos».

Asimismo, enumeró una serie de cuestiones pendientes, entre las que recordó que los empleados públicos continúan descontando la baja médica o el hecho de que la carrera profesional sigue sin negociarse. También agregó la oferta de empleo público pendiente y «las jubilaciones solicitadas por laborales en el 2017 y que no han merecido la atención por parte del Gobierno».

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos