El Gobierno regional responde con 40.000 euros a la llamada de socorro de Valvanera

Justo Rodriguez

El Ejecutivo riojano ha aprobado en el Consejo de Gobierno una partida extraordinaria para ayudar al monasterio

LA RIOJA

El Gobierno regional ha respondido este viernes al SOS lanzado a este diario por el prior del monasterio de Valvanera, Agustín Prado. El Ejecutivo riojano ha aprobado en el Consejo de Gobierno una partida extraordinaria de 40.000 euros para ayudar al monasterio.

El presidente José Ignacio Ceniceros y la consejera Leonor González Menorca se reunirán mañana para concretar cómo se producirá y los destinos concretos de este apoyo institucional.

Más

Como contaba la periodista Carmen Nevot este jueves en Diario LA RIOJA, Prado realizó un llamamiento a través de su cuenta de Facebook para que los riojanos colaboraran económicamente a través de las cuentas que el santuario tiene en Ibercaja y Bankia. «Lo que queremos es que esto salga adelante, que colaboren para poder solucionar esto y para que Valvanera vuelva a ser lo que era antes, que venían más a visitar este entorno único», explicó el prior.

Lo peor es que esta situación de penuria no es nueva. El año pasado, tal como relataba a las puertas de la hospedería, la sequía fue la que les jugó una mala pasada. Con poca agua, el salto del arroyo Valvanera que les provee de energía se quedó prácticamente seco y la central dejó de funcionar. Se puso en marcha el grupo electrógeno y a final de año la factura de gasóleo superaba los 11.000 euros. «El problema energético es el problema de Valvanera y hay que poner solución a eso porque si no, estás siempre pendiente de si llueve, nieve, si se estropea la central», sostiene. La solución, comenta Prado, pasa por instalar placas solares, un proyecto que ya está estudiando el Gobierno de La Rioja.

Podemos considera «intolerable» la ayuda a la Iglesia

El grupo parlamentario de Podemos La Rioja encuentra «intolerable» que el Consejo de Gobierno haya aprobado una partida extraordinaria de 40.000 euros para ayudar al monasterio de Valvanera «mientras se ha negado a atender otras emergencias ciudadanas este mismo año», según ha explicado en una nota de prensa.

El portavoz parlamentario Germán Cantabrana ha asegurado que «es una vergüenza que en pleno siglo XXI y en una sociedad aconfesional, un gobierno regional destine partidas extraordinarias a ayudar a una de las entidades más ricas del país pero haya rechazado atender verdaderas emergencias ciudadanas por `no estar en el presupuesto´». «El dinero público debe ser usado para rescatar a los riojanos y riojanas y no `las almas´ de los consejeros», ha añadido en el texto.

«La Iglesia, propietaria de miles de propiedades y con un patrimonio y recursos suficientes como para hacer frente al coste de la reparación -prosigue la nota-, no debería ser la destinataria de este tipo de partidas extraordinarias. El monasterio de Valvanera tiene un evidente valor cultural compartido por toda la sociedad riojana, pero el objetivo de los 40.000 euros no es mantener el Patrimonio sino solucionar un problema energético».

Desde el grupo parlamentario esperan que «la próxima vez que una casa amenace con estar en ruina en Haro, haya gente que se quede en la calle en Logroño o decenas de familias no cobren, como ocurrió con Unipapel, el ejecutivo riojano pueda habilitar partidas extraordinarias para ayudar a la ciudadanía y no a una organización como la Iglesia Católica, a la que el Estado español aporta al menos 11.000 millones de euros anuales a través de subvenciones directas y exenciones de tributos según el último informe de la organización Europa Laica».

Pero esta, añadía el texto, aunque probablemente es la mayor y más urgente inversión, no es la única necesaria en unas instalaciones que los herederos del santuario se encontraron en una situación ruinosa, «abandonada», explicaba Prado, uno de los cuatro monjes que habitan en el monasterio. El último en llegar fue Luis Prado, de 26 años. Hermano del prior, llegó a finales del pasado mes de agosto para colaborar con la ingente carga de trabajo diaria y estará provisionalmente hasta que se incorpore en su nuevo destino, un nuevo monasterio en Papúa Nueva Guinea.

Aparte de las ayudas de la Diócesis que, reconoce, se ha volcado con ellos, y de un convenio que han firmado con el Gobierno de La Rioja que regula una aportación de 18.000 euros para diferentes aspectos del mantenimiento del cenobio, los ingresos con los que mantienen el monasterio proceden de lo que facturan con la hospedería, el restaurante y la venta de licor, miel y regalos en la tienda de 'souvenirs'. Pero, a día de hoy, «siguen siendo más los gastos que los ingresos».

 

Fotos

Vídeos