Gasolineras llenas en Navarra y vacías en La Rioja

Estación de servicio en Rincón de Soto a la espera de clientes. / TVR

La prohibición de pisar la N-232 a los camiones vacía de clientes las estaciones de servicio de la carretera | Un recorrido a ambos lados con las cámaras de TVR sirve para contrastar la realidad del tramo navarro con el riojano

LA RIOJALogroño

Gasolineras ricas y gasolineras pobres. Es el título de la serie que empezó hace meses en La Rioja con el trasvase de los camiones a otras alternativas. Las modernas posadas de este siglo, donde se vende la gasolina para los caballos de vapor y también un refrigerio para los cocheros, se han quedado vacías. Las del lado riojano infunden tristeza. Instalaciones preparadas para dar cobijo a un buen número de clientes ahora ven apagado su esplendor.

Por contra, en el lado navarro, esa carretera que un día era alternativa por otras cuestiones ahora se ha vuelto alternativa por razones económicas. Los camiones las usan para ahorrarse unos duros en los peajes y, lo que para unos es una incomodidad, para otros es unmaná caído del cielo. Ahora el negocio en el lado navarro funciona con alto octanaje.

Así lo recogen las cámaras de TVR en este reportaje. Un caudal de camiones incesante repostando y camioneros dándole satisfacción al estómago a base de los menús diarios a ambos lados de la NA-134 mientras que el escenario a este lado es muy triste.

A Julián Escalada, propietario de la estación de servicio 'Las Gemelas' de Rincón de Soto le ha pillado la marea. La marea baja. No es ajeno a la realidad del momento. «No hace falta más que ver cómo están las estaciones de servicio de Ribaforada», incide este empresario que ha realizado una gran inversión en su local para ver cómo ahora se queda sin clientela.

«Queremos que el Gobierno de La Rioja reaccione y ponga medidas para paliar esta situación», relata Escalada, que ha tenido que recurrir al ingenio para poder ofrecer a sus clientes ofertas y alternativas atractivas para que hagan escala en su local en un momento en el que a falta de liberalización de una AP-68 y de la frenada en seco al desdoblamiento a la N-232 la situación se mueve en un presente complicado y un futuro difuso a la espera de que vuelvan los tiempos del «¡Lleno, por favor!».

 

Fotos

Vídeos