La Fundación del Toro de Lidia aspira a organizar un 'ejército civil protaurino' en La Rioja

Corrida de toros de Diego Urdiales. /Justo Rodriguez
Corrida de toros de Diego Urdiales. / Justo Rodriguez

La iniciativa pretende diagnosticar la realidad taurina y posteriormente agrupar a la sociedad civil afín en La Rioja para proteger la tauromaquia

LA RIOJALogroño

La Fundación del Toro de Lidia (FTL) aspira a promover y organizar en La Rioja un «ejército civil» que represente a los aficionados a los toros. Logroño acogió ayer la presentación del Capítulo de la FTL, con la asistencia de su director general, Borja Cardelús, y el profesor de la Universidad de La Rioja (UR) José Ignacio Ruiz de Palacios, quienes expusieron los objetivos del Capítulo a una treintena de interesados.

Cardelús entendió el acto como una «reunión de trabajo» que con carácter de «urgencia» pretende en un primer lugar, hacer el «diagnóstico de qué pasa» para posteriormente conseguir agrupar a la sociedad civil afín en La Rioja y poner en marcha un verdadero plan estratégico que proteja la tauromaquia.

Por delante del movimiento antitaurino, lo más preocupante es la tendencia animalista que está haciendo crear una «moral pública», que de imponerse no tendría marcha atrás, igualando así a los animales con los humanos, reflexionó.

«Detrás del toro viene todo lo demás», afirmó Cardelús, quien animó a otros colectivos «a conocer que el que hoy es nuestro problema» llegará a otros colectivos entre los que detalló al «sector del calzado», muy importante en La Rioja.

En el argumentario se valoró que los capítulos son esenciales para alcanzar las metas estratégicas del mundo del toro, porque es necesario implicarse no tanto por el motivo «económico» sino más por «captar y visibilizar» a un grupo de amigos, amantes de la tauromaquia y afectados por el animalismo.

Cardalús concluyó que hay que aferrarse a la «cultura y raíces tradicionales», verdaderos ejes que hay que mantener en lo que definió como una «guerra cultural», en la que es urgente, para no llegar tarde, encontrar a quienes serán los «generales y capitanes».

Un ejemplo es Cataluña, destacó Cardalús, «allí las raíces del taurinismo llegaban al centro de la tierra y en muy poco tiempo nos las han cortado, por ello urge el trabajo de la FTL por recuperarlas y entrelazarlas creando una sociedad civil comprometida», concluyó.

La Fundación continúa así potenciando el movimiento social que aglutina la tauromaquia implementando sus capítulos en todos los rincones de España.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos