El frío y la lluvia nublan las ventas en el comercio riojano