Felices en La Rioja por 'Tee'

Ai Kyauk Tauk y José Jiménez Hidalgo posan junto a su hija Dana en el parque San Miguel de Logroño / Juan Marín

La familia riojana de uno de los rescatados en la cueva de Tailandia celebra el final feliz | José Jiménez Hidalgo, Ai Kyauk Tauk y su hija Dana relatan cómo han vivido el increíble rescate de su sobrino y primo Pornchai Kamluang

DIEGO MARÍN A.

LOGROÑO. Todo empieza con una historia de amor. Hace trece años el soriano afincado en Logroño José Jiménez Hidalgo viajó de vacaciones a Tailandia y allí conoció a Ai Kyauk Tauk. Los dos, que son sordos -este reportaje no se podría haber realizado sin la ayuda de la intérprete Jerusalén Rodríguez, de la Asociación de Personas Sordas de La Rioja-, se enamoraron y viven en la capital riojana junto a su hija Dana.

Desde aquí han vivido con angustia el agónico rescate de los 'jabalíes', los doce niños atrapados en la cueva Tham Luang de Mae Sai, en la provincia de Chiang Rai, porque entre ellos estaba su sobrino Pornchai Kamluang ('Tee' para la familia). Después de los días de preocupación e incertidumbre, primero por su desaparición y después por su rescate, su familia, también la de La Rioja, respira tranquila. En Logroño han visto emocionados por televisión cómo Tee les decía «I love you» en lengua de signos desde el hospital especialmente para ellos. Ahora ya planean viajar en agosto a Tailandia para poder volver a verle.

«Lo hemos pasado fatal desde el 23 de junio. No sabíamos nada hasta que nuestra familia nos avisó de lo ocurrido», cuenta José Jiménez Hidalgo. Las redes sociales sirvieron para informarles de lo sucedido, de la desaparición de todo el equipo. Preocupación durante dieciocho días. «Hubo un fallo, se volvieron a meter allí sin tener que hacerlo», reconoce José. Porque hubo una primera vez. Esta fue la segunda. En diciembre del 2016 ya habían visitado esa misma cueva sin peligro, pero en esta ocasión, con las lluvias, la aventura se complicó. «Es una cueva preciosa para hacer unas fotos súper bonitas. Pero comienzan las lluvias monzónicas y no está recomendado entrar», expone José.

LAS FRASES José Jiménez y Ai Kyauk Tíos de Pornchai Kamluang «Lo hemos pasado fatal desde el 23 de junio. No sabíamos nada hasta que nuestra familia nos avisó» «Es una cueva preciosa pero comienzan las lluvias monzónicas y no está recomendado entrar» «Encontraron esa roca alta y se pudieron refugiar en ella. Lo han pasado fatal, con un hambre horrorosa» «A mí me gusta mucho la bicicleta y, desde que me vio con ella, él se empezó a aficionar y le encanta»

Tras nueve días llegó la primera buena nueva, la localización: «Estábamos trabajando cuando nos dieron la noticia de que lo habían encontrado y nos quedamos más tranquilos, aunque el acceso a la cueva era muy complicado». Para poder rescatar a los doce niños y a su entrenador tuvieron que transcurrir otros once días. Tee fue uno de los cuatro últimos en salir.

Ahora ya ha pasado el susto. «Hemos hablado con nuestra familia por videoconferencia y nos han tranquilizado, estamos muy contentos. Mi sobrino está hospitalizado». José, que adelantó su vinculación familiar con el joven en el portal Rioja2, desvela que el equipo contaba con algunos víveres que han racionado. «Encontraron esa roca alta y se pudieron refugiar en ella. Entre todos compartieron la comida y con el esfuerzo del monitor, que se quedaba sin comer para ofrecer todos los alimentos a los niños, lograron salvarse», detalla José, no sin destacar que «lo han pasado fatal, con un hambre horrorosa y tremenda».

Aficionado al ciclismo

Lo que ha sabido del suceso la familia riojana de Tee ha sido, sobre todo, gracias «a amigos sordos que nos contaban por videoconferencia desde allí, incluso la televisión tailandesa cuenta con intérprete de lengua de signos, así que nos llegaba toda la información». Queda un detalle, una curiosidad importante. Y es que la pista que condujo a dar con el equipo de fútbol fueron las bicicletas abandonadas cerca de la entrada de la cueva donde los encontraron dos buzos británicos. Tee es un gran aficionado no sólo al fútbol, también al ciclismo, sobre todo por su tío José, miembro del club ciclista Sandalio. «A mí me gusta mucho la bicicleta y desde que me vio con ella él se empezó a aficionar y le encanta», subraya José.

Tee también es seguidor del Real Madrid, «se siente muy unido con España», aunque nunca la ha pisado. «El 1 de agosto queremos viajar a Tailandia para estar un mes allí con nuestra familia y tranquilizarnos, que nos cuenten bien todo», anuncia José, aunque su mayor deseo es que Tee pudiera venir a La Rioja y contar su experiencia.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos