Fassa Bortolo avanza en las obras de acceso a su futura fábrica de Ventas Blancas

Imagen de archivo de los terrenos que acogerán la nueva yesera. :: s. t./
Imagen de archivo de los terrenos que acogerán la nueva yesera. :: s. t.

La multinacional italiana ha remitido al Gobierno riojano el proyecto de acondicionamiento de la rotonda que permitirá la entrada a la yesera

P. HIDALGO

logroño. La multinacional italiana Fassa Bortolo tiene ya el proyecto de acondicionamiento de la rotonda de acceso a la fábrica que levantará en Ventas Blancas, con la previsión de iniciar en ella la actividad a partir del 2019.

El Gobierno de La Rioja informó ayer a través de un comunicado de que Fassa Bortolo había remitido a la Consejería de Fomento y Política Territorial este proyecto para construir una rotonda en la intersección de las carreteras autonómicas LR-261 (de Murillo de Río Leza hacia Ventas Blancas) y LR-346 (a Ribafrecha). Esta actuación constituía un requisito exigido por la Comunidad Autónoma a esta compañía dedicada a la fabricación de materiales para la construcción.

Aparcamiento
A Ribafrecha
Vial de acceso
Aparcamiento

El Ejecutivo regional precisó que la nueva glorieta tendrá 20 metros de radio interior y albergará dos carriles de 5 metros de anchura cada uno y arcenes de 1 metro.

La glorieta es un paso exigido de cara al inicio de la actividad, previsto a partir del 2019

El presupuesto de licitación de las obras asciende a 696.747 euros e incluye los ramales y caminos de servicio de la nueva infraestructura de seguridad vial.

No obstante, la inversión prevista inicialmente se eleva a 1.947.307 euros si se contempla la ejecución del vial de acceso a las nuevas instalaciones (435 metros de longitud) y la zona de aparcamiento. El plazo de ejecución es de tres meses.

El alcalde de Lagunilla del Jubera (municipio al que pertenece la pedanía de Ventas Blancas), José Martínez, trasladó que la intención de la compañía italiana es comenzar los trabajos de construcción de la rotonda el próximo mes de enero.

Fassa Bortolo barajaba también emprender, de forma simultánea a la rotonda, la construcción de las dos plantas distintas y colindantes en las que llevará a cabo su actividad. Éstas se situarán a la entrada de Ventas Blancas, en la zona de La Explanada. Una de ellas se destinará a la calcinación del mineral de yeso y otra a la producción de colas para cerámicas, alisados y estucos. Esta iniciativa empresarial requerirá en su primera fase de una inversión superior a los 12 millones de euros y permitirá crear más de 25 empleos directos.

El Gobierno riojano destacó ayer «el compromiso y la voluntad de Fassa Bortolo para cumplir con el comienzo de la actividad a partir del 2019 en la planta de yeso que tiene previsto construir en Ventas Blancas». Ésta consideró que «contribuirá a impulsar la economía y el empleo cualificado y estable en la comunidad».

Adquisición

La multinacional italiana acariciaba el proyecto de establecerse en la pedanía riojana desde el 2010, cuando adquirió las instalaciones de la extinta Yesos Ventas Blancas, en cuyo emplazamiento se establecerá.

La crisis en la construcción dejó en suspenso su iniciativa, que se volvió a reactivar en el 2016 con el relanzamiento del sector en España.

La construcción de la fábrica de Fassa Bortolo en La Rioja desenterró otra importante infraestructura para el valle del Jubera, como es la variante de Murillo de Río Leza. El desembarco del grupo italiano desempolvó esta actuación que había quedado aparcada durante la crisis por su alto coste.

El Ejecutivo regional se comprometió a acometer su primera fase, de 1,2 kilómetros, antes de que la industria iniciara su actividad, con el fin de liberar al casco urbano murillense del notable paso de camiones que acarreará el asentamiento de la yesera.

 

Fotos

Vídeos