La falta de tierra eleva hasta 90.000 euros la hectárea en la Sonsierra

Lejos de la estadística oficial, el precio se dispara en Rioja Alavesa, Briñas, Ábalos, San Vicente, Cenicero o Fuenmayor

A. GIL LOGROÑO.

Al margen de la estadística, el mercado del viñedo se mueve según sus propias reglas: hay más demanda que oferta, con dificultades para encontrar quien esté dispuesto a vender y, por tanto, con precios que poco tienen que ver con los que publica el Ministerio (que tampoco contabilizan el valor del derecho de plantación).

Un conocido 'intermediario' de la región confirma que el mercado de la tierra «está alegre en los últimos años»: «Si la uva está sobre el euro nadie quiere vender; como mucho, la gente más mayor arrienda los viñedos porque ofrecen rentabilidad sin hacer nada». «Muchos te dicen -continúa- que siempre es un 'seguro' tener ahí el viñedo por si las cosas les van mal a los hijos».

El intermediario explica que son tres los factores que conforman un precio: los derechos de plantación, que cotizan entre 25.000 y 30.000 euros. Asimismo, si el viñedo está plantado, frente a la tierra blanca, habría que sumar otros 6.000 euros, mientras que el resto lo marca la tierra, con valoraciones muy diferentes por zonas. En este sentido, el precio real de una hectárea de viñedo (derecho incluido) puede alcanzar los 90.000 euros en la Sonsierra (Rioja Alavesa y los tres municipios riojanos de la margen izquierda del Ebro), mientras que, a continuación, encontramos también otras poblaciones vitícolas históricas como Fuenmayor o Cenicero, donde apenas hay sitio tampoco para plantar y se puede llegar a los 80.000 euros por hectárea.

La zona de Hormilla, en expansión, o San Asensio, son municipios donde la hectárea puede costar entre 60.000 y 70.000 euros, mientras que en Haro prácticamente todo el término municipal está 'copado' de viñedo por parte de grandes bodegas y se están haciendo algunas operaciones en zonas cercanas de cereal en Zarratón o Rodezno también a precios elevados.

Rioja Oriental

Situación diferente se da en la zona Oriental, donde el intermediario confirma que «Tudelilla es uno de los lugares más valorados por la presencia de importantes bodegas como La Rioja Alta o Vivanco». En Aldeanueva de Ebro son las tierras más cercanas a la localidad, en la mayoría de los casos con regadío, las más demandadas, hasta duplicar su precio respecto a las más alejadas. «En la zona ha habido mucho movimiento -continúa el corredor- y los agricultores de la Aldea, muy profesionales, se han hecho con muchas tierras de Alfaro, Autol o Calahorra». En estos casos, la hectárea podría llegar hasta los 50.000 euros en regadío, mientras que, sin embargo, se desploma en el caso de Cervera u otras poblaciones sin bodegas.

La gran diferencia ahora mismo la marca la disponibilidad de tierra, incluso por encima de la aptitud de suelos: «Por supuesto, hay casos, como el de un prestigioso grupo bodeguero que ha seguido comprando a 90.000 euros porque quería el viñedo en la Sonsierra, pero las mayores operaciones se han hecho en La Rioja Baja». «En los últimos tiempos -concluye- también hay cierta demanda de viejos viñedos del Alto Najerilla, de Cárdenas o Badarán, y han aumentado su valor porque la gente quiere esas garnachas».