«Ahora es fácil criticar a Sanz; lo complicado era oponerse a él como yo lo hice en el 2005»

«Ahora es fácil criticar a Sanz; lo complicado era oponerse a él como yo lo hice en el 2005»

El exalcalde de Logroño con el PP y actual secretario general del PR+ es la baza de los regionalistas para retornar al Parlamento

TERI SÁENZ LOGROÑO.

La papeleta del PR+ en las autonómicas del 2019 estará encabezada por Julio Revuelta (Burgos, 1959) tras unas primarias donde ha sido el único aspirante. Después de su sonada salida del PP y la fusión con los regionalistas del proyecto Ciudadanos de Logroño que él mismo fundó, el edil de Logroño desde 1991 y alcalde entre el 2000 y al 2007 aspira a recuperar el lugar perdido la anterior legislatura por un partido «que La Rioja necesita y el Parlamento echa de menos».

-¿Para qué recurrir a las primarias para elegir candidato si el partido no lo recoge en sus estatutos?

-Activar el proceso ahora ha sido una decisión libre del Consejo Ejecutivo por tres razones: porque ya se habían celebrado en los últimos comicios, porque si hemos pedido que se incorporen a la Ley Electoral no parece lógico que nosotros mismos no lo apliquemos y porque no hemos contado esta legislatura con representación en el hemiciclo.

-¿Ha pesado seguir una tendencia a la que se ha sumado hasta su expartido, el PP, y ganarse así una pátina de democracia interna?

-Es un proceso irreversible. Creo que puede no haber primarias cuando el candidato está absolutamente claro, pero lo habitual en el tiempo actual será recurrir a ellas.

-¿No estaba entonces absolutamente claro en su caso?

-Podría haber habido más candidatos. En cualquier caso, creo que las primarias son la mejor manera de refrendar a un candidato por parte de la militancia en vez de ser una decisión de la cúpula de un partido.

-Podría refrendarse si existieran más aspirantes y los militantes hubieran podido pronunciarse.

-Presentarse era libre y sólo eran precisos 35 avales para ello. Me consta que algún otro compañero tenía intención de hacerlo, aunque quizás al saber que yo daba el paso han entendido que era el candidato idóneo y han preferido apoyarme.

-Su postulación rompe la tradición histórica en el PR+ por la cual el presidente del partido ha sido cabeza de cartel a la Comunidad.

-Nadie duda de que Rubén (Antoñanzas) ha hecho y sigue haciendo una labor extraordinaria como concejal. Ha entendido, y también el partido, que es quien debe encabezar el Ayuntamiento de Logroño porque ha impulsado una serie de proyectos que pueden ser realidad si el PR+ tiene fuerza suficiente en el Consistorio, como estoy seguro de que así será. Esa continuidad es buena y, además, no hay duda alguna sobre su liderazgo en el partido.

-Ese mismo crédito es el que podría avalarle para aspirar a ser presidente de todos los riojanos, como figura en las propias siglas del PR+.

-Sin duda hubiese sido un gran candidato para el Parlamento riojano, pero él ha preferido estar en Logroño y el partido está de acuerdo. Ha sido todo un proceso muy natural.

-Se le achaca a usted la edad y una densa trayectoria política en varios partidos cuando lo que predominan son vientos de renovación.

-Que yo sepa Ceniceros tampoco es un principiante. Ni tampoco el actual delegado del Gobierno, Nacho Pérez. La experiencia es un valor, pero lo que sobre todo debe tener un candidato es preparación. Yo la tengo, además de capacidad y enormes ganas. Hay que huir de modas y decir 'ahora toca que un aspirante deba ser obligatoriamente joven'. Eso lleva a que surja gente sin ningún bagaje y luego el electorado se lleva sorpresas muy desagradables.

-La preparación a la que alude es en buena parte la que se forjó durante tantos años en el PP de Pedro Sanz. ¿Pesará esa mochila cuando el votante escoja una papeleta?

-Si la cuestión va a dirimirse en identificarme con Sanz, soy la única persona que de verdad se ha opuesto a él cuando entendí que quería hacer en Logroño cosas que correspondían al Ayuntamiento. Aquello fue el inicio de mi salida del PP. Hasta un determinado año, yo estuve absolutamente cómodo en ese partido. Se defendían las cosas que la gente quería, pero llegó un momento en el que empezó a pesar más la disciplina de partido que lo que yo creía que era el interés público. A partir de ese momento empezaron los conflictos. Eso está ahí, no lo voy a negar. Ahora es muy fácil criticar a Sanz, pero oponerse a él como yo lo hice en el 2005 era complicado. Mi aval en todo caso es haber defendido a mi ciudad, no el estar contra nadie.

-¿Qué opciones tiene el PR+ de volver al hemiciclo tras perder la representación que mantenía desde 1983 por el empuje que demostraron los partidos emergentes?

-Todas. Al PR+ se le echa mucho de menos en el Parlamento porque hizo muy buena labor y La Rioja necesita un partido así que representa a nuestra tierra y sus intereses.

-No lo entendió así el número de electores suficiente en el 2015.

-Aquel resultado ha servido precisamente para poner en valor al PR+, porque las formaciones emergentes y las de siempre han tenido una legislatura plana. No han cumplido ninguno de sus objetivos empezando por la modificación del Estatuto, pero es que el último Presupuesto del Estado es el peor para La Rioja. Vamos por muy mal camino y La Rioja está en una coyuntura muy delicada que sólo se salva por la labor de los riojanos y sus empresas.

-¿Es Cs su principal competidor?

- A Cs le vale todo. Tiene una fama bien ganada de apuntarse a cualquier éxito de otros y no tener nunca la responsabilidad de algo que sale mal. Hace cuatro años pudo sorprender, pero en La Rioja no ha hecho nada visible por lo que se le pueda votar y vive de la imagen de Rivera.

-¿Estaría aun así abierto a pactar con ellos u otros partidos ante la fragmentación que se vaticina?

-Lo más importante que precisa La Rioja es tener peso en lo que aquí pedimos y que se ejecute tanto desde el Gobierno regional como del central. A partir ahí, las virtuales coaliciones serán con arreglo a un programa y medidas muy claras en favor de La Rioja. Si no se da el caso, el PR+ no va a ser cómplice con ningún engaño ni va a estar en un gobierno de forma complaciente.

-¿Por qué será así cuando en el bipartito en el Ayuntamiento de Logroño se incumplió, entre otras, la promesa de liberar la AP-68?

-El PSOE engañó al PR+ en aquel momento y debimos romper el pacto. Aquel mandato tuvo cosas muy buenas en las áreas del PR+, pero en los aspectos del acuerdo quien no cumplió fue el PSOE. Si eso volviese a ocurrir, no seguiría adelante.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos