‘Ya no hay excusas’ para no negociar, según UGT